[FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea

Avisos

Like Tree27Gracias
Tema cerrado
 
Herramientas Desplegado
  #1  
14/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Titulo: Pokemon, La tragedia Orquidea
Autor: Yo (Solk)
Persona Gramatical: 3ra Persona

Un nuevo aporte literario sobre pokemon. Espero que sea del agrado de todos y seguiré adelante con este pequeño proyecto para que siga siendo publicado

Prologo


-Un atardecer magnifico se estaba dando a notar en los cielos de la región de Johto. Los habitantes de Ciudad Orquídea se estaban preparando para una placida noche de descanso como tenían de costumbres en los días de la actual temporada. Una gran cantidad de personas se encontraban tanto en la propia ciudad como en sus alrededores

-Anteriormente la ciudad se encontraba un tanto apartada debido a su ubicación tan difícil de acceder. Prácticamente la única forma de llegar era a través del mar el cual se encontraba en sus cercanías. La ciudad prácticamente está situada en una playa a espaldas de un gran acantilado. Solo los entrenadores pokemon se dirigían a ese lugar para luchar contra el líder de gimnasio de ese lugar “Aníbal. El líder que habla con sus puños”. Pero un tiempo después la propia ciudad tuvo un gran cambio en todo aspecto. Desde la implementación de la zona safari en sus cercanías, el pueblo se convirtió ahora en un lugar muy recurrente para muchos entrenadores de diferentes niveles, tanto principiantes que buscan buenos pokemons para su aventura, como veteranos para entrenar en la salvaje zona. Provoco que la ciudad ahora se viera sumida por un aluvión de personas, lo que trajo un nuevo desarrollo tanto económico como estructural para toda la ciudad. Ahora con la implementación de la zona safari junto con el líder de gimnasio de Ciudad Orquídea, conjuga una gran cantidad de personas curiosas de lo que podrían encontrar en esa ciudad

-Maestro mañana tenemos una buena cantidad de retadores ansiosos para enfrentarse a usted –Menciono un discípulo al propio Aníbal, su maestro

-Jajaja! Entonces tenemos que estar preparados para mañana. Estoy seguro que mis pokemon están listos. ¿Estas tu listo? –Respondió Aníbal con gran ánimo a su aprendiz

-C-Claro que si maestro. Usted me enseño a siempre estar preparado –Respondió el aprendiz

-¡Así me gusta! Me alegro que estés aprendiendo bien

-Ambos estaban preparando el gimnasio para el siguiente día. A pesar de que había recibido una gran cantidad de entrenadores más temprano, Aníbal aun tenía energía suficiente para seguir trabajando, algo impresionante, inclusive para él

-Ya la noche había tomado toda la región y una gran luna llena tomaba dominio de los cielos junto a sus eternas acompañantes, las estrellas. Muchos habitantes de la ciudad quedaban en encontrarse a orillas del mar para admirar tan majestuoso cielo. Entre jóvenes y adultos el sentimiento de paz en ese lugar era el igual para todos

-Mientras tanto en las alturas de la capa de ozono…

-El legendario y tan venerado Rayquaza se encontraba divagante por los límites de la propia tierra. Con su majestuosa forma serpenteante, este avanzaba de una forma constante como siempre vigilante de todo aquello que se acercara a su zona, la capa de ozono

-Pero lo que aún no había sentido era que se acercaba una amenaza de gran magnitud a su dirección, de hecho con intención de atacarlo directamente. Un gran meteorito es lanzado a una gran velocidad a la dirección de Rayquaza desde el propio vacío del espacio. Este rápidamente se entera de la presencia del meteorito, por lo que rápidamente acomoda su forma para colocarse frente a frente con el meteorito. Este abre sus fauces para cargar un gran hiperrayo el cual lanza directamente contra el propio meteorito destruyéndolo por completo. Pero algo más había dentro de aquella extraña situación. Un ser se lanza a una gran velocidad en dirección a la tierra, su velocidad era tal que un ojo común no podría ver si no solo una cosa borrosa. Pero Rayquaza no lo había visto, lo había sentido. Algo del espacio se había internado en la tierra mientras destruía aquel meteorito como si todo aquello hubiera sido una distracción. Rayquaza al parecer ya sabía de lo que se trataba, ya que una gran rabia comienza a dominar todo el ser de aquel pokemon legendario, el cual rápidamente se lanza en dirección a la tierra para seguir esa cosa que se había infiltrado a la tierra

-La “cosa” extraña que llego desde el espacio rápidamente cae a las profundidades del mar como si de una bala se tratara. Cerca de la costa de la Ciudad Orquídea. Rayquaza también en una gran velocidad baja varios niveles hasta que llega a la superficie del mar. Miraba a todas las direcciones tratando de sentir la presencia que se había infiltrado al planeta. Se encontraba totalmente inquieto y lleno de cólera por haber invadido su territorio, definitivamente no tendría piedad de aquel que había jugado con él. En su desquiciada caza, finalmente siente la presencia nuevamente de esa “cosa” moviéndose debajo del mar. El ser legendario lo comienza a seguir desde el aire, lanzando hyperrayos consecutivos por la trayectoria de aquella “cosa”, pero este los esquivaba todos

-Aquel ser espacial sale del mar por las orillas de la ciudad Orquídea. Todos los que se encontraban en la playa pudieron ver algo que había salido, pero no lo supieron diferenciar bien debido a que se movía rápido en dirección a la ciudad que se encontraba detrás de ellos. Al ver nuevamente el horizonte, vieron lo que parecía una gran serpiente moviéndose a una gran velocidad por el aire directamente a su dirección. Todos se veían confundidos, no reconocían bien debido a la distancia que se encontraba. Pero no paso mucho tiempo hasta que este estuvo lo suficientemente cerca como para que lo reconocieran, todos se fijaron que era el mismísimo Rayquaza el que se acercaba, pero se encontraban extrañados ya que no sabían porque se encontraba en ese lugar. Hasta que este comienza a cargar nuevamente otro hyperrayo. Todos en la playa entran en pánico cuando ven la carga del ataque, rápidamente toman a sus acompañantes y salen corriendo, pero era tarde, el ataque fue lanzado en dirección a la playa, produciendo una gran explosión que devasto todo el lugar al momento del impacto. Toda la ciudad se despierta debido al gran estruendo que había movido toda la tierra de la zona.

-Rayquaza sin vacilación alguna se dirige directamente a la ciudad. Se encuentra nuevamente con esa “cosa” en la propia ciudad. Este se comienza a mover rápidamente a diferentes direcciones aleatorias, mientras que Rayquaza se molesta aún más, comienza a atacarlo nuevamente con más hyperrayos, pero al moverse rápidamente, su contrincante esquivaba los varios rayos que lanzaba el legendario. Por lo que estos impactaban en la propia ciudad causando gran estragos en ellas, una gran cantidad de explosiones devastaban zonas aleatorias de la ciudad, mientras el ataque de Rayquaza seguía en todas direcciones. Cadenas de explosiones llenaban de caos la propia ciudad y la gente comenzaba a correr en todas direcciones esperando a que los ataques no los impactaran, pero no todos fueron tan afortunados. Nuevamente esa “cosa” se mueve y se aleja de esa ciudad a la misma velocidad con la que había llegado, y Rayquaza rápidamente se dirigió detrás de él. Todo había pasado muy rápido, pero había parecido un apocalipsis en cámara lenta para los involucrados

-Gran parte de la ciudad había quedado destruida. Entre grandes llamaradas y cráteres producidos por los ataques, junto a ello el ataque también provoco en derrumbe de una parte del acantilado sobre la ciudad. Gran cantidad de la población que se encontraba en la ciudad había sido asesinada por el propio ataque de Rayquaza. Ente gritos y lágrimas los sobrevivientes salían corriendo de la ciudad para alejarse más de ella. A pesar de que ya Rayquaza se había ido, la ciudad seguía siendo aún un gran peligro y toda opción que había para salvarlo ya había sido descartada…

-Al amanecer de aquella trágica noche. La ciudad aún estaba consumida en un caos de llamas y explosiones, y aunque ya la ayuda de las diferentes ciudades de Johto había llegado para tratar de parar el caos provocado en la ciudad, aun no era suficiente. El daño era demasiado grande como para que inclusive los propios pokemons pudieran detenerla. Solo quedaba esperar que aquel gran incendio se consumiera por sí solo. Pero lo que aún no sabían era que esas llamas no solo se llevaron la ciudad, y una gran cantidad de vidas, también la voluntad de aquellos que había sobrevivido al ataque. Aquella noche fue llamada la “Tragedia de Orquídea” .Y ahora un gran resentimiento había nacido contra Rayquaza, y rápidamente se expandió por toda la región. Todos querían respuestas y al parecer nadie la tenía aun…


Capitulo 1

Capitulo 1: Bandos

-Ya había pasado un tiempo desde la “Tragedia de Orquídea”. Las tensiones de los pobladores de la región se encontraban aun en un punto álgido contra Rayquaza. Todos habían quedados marcados por los acontecimientos ocurridos esa fatídica noche donde toda una ciudad prácticamente había desaparecido por el ataque de dicho pokemon legendario

-Los sobrevivientes a la tragedia fueron rápidamente rescatados y tratados en diferentes hospitales, para luego ser mudados a diferentes ciudades y pueblos. Algunos fueron con familiares, otros simplemente querían olvidar aquella pesadilla y comenzaron a viajar tanto por la propia región como por fuera de ella, y finalmente otros que tenían una gran sed de venganza contra Rayquaza. Estos abarcaban el mayor porcentaje de sobrevivientes y fueron directamente a Ciudad Trigal para comenzar un nuevo plan. Muchos de ellos sobrevivieron porque eran entrenadores locales, los cuales gracias a sus propios pokemons pudieron salir con vida de ese lugar porque eran defendidos de todo aquel caos. El plan era simple en su definición más básica, detener a Rayquaza. La Organización Orquídea había nacido, donde no solo los entrenadores sobrevivientes se estaban involucrando, un grupo mayor de entrenadores de la región también se habían integrado a la recién nacida organización, muchos de ellos eran entrenadores veteranos, de alto calibre, otros no eran entrenadores, eran historiadores, científicos, entre otros. Mientras más crecía estaba comenzado a formarse una jerarquía, “Lucas el líder de la Orquídea “estaba comenzando a resonar. Este fue un sobreviviente del ataque, aquel que era conocido como el aprendiz del antiguo líder de gimnasio Aníbal, ahora también caído por el ataque de Rayquaza

-A pesar del poco tiempo de su creación. La organización comenzó a ganar mucha más fama por la región a una gran velocidad e inclusive fuera de ella. Pero había un cierto que grupo que se mantenía indiferente ante la posición que debían tomar en el asunto de Rayquaza. Este selecto grupo se encontraba en la Meseta Añil entre las regiones de Johto y Kanto. Este era el Alto Mando. Desde el incidente, ellos han sido los únicos que no han opinado nada sobre todo aquello que había sucedido, en realidad solo querían mantenerse alejados de todo el caos que se estaba produciendo por el ataque de Rayquaza. Como el Alto Mando debían mostrar una imparcialidad entre pokemons y humanos en estas situaciones, y hasta no tener las pruebas necesarias sobre el “porque” de todo lo que había sucedido esa noche lo más probable era que no actuaran a cara de la gente

-Dentro de las instalaciones del Alto Mando, dentro de uno de los muchos salones que establecían aquel magnífico edificio. Se encontraban cuatro personas comiendo ya su almuerzo, era prácticamente mediodía y como todas las personas normales, estas también debían nutrirse de las tres comidas, aunque muy pocos los consideran humanos normales. Una chica de cabellos largos y naranjos, también con una apariencia de joven adulta que daba aires de experiencia junto a esos lentes que siempre lleva. Junto a ella en la mesa de comida, una anciana de cabellos medios y rubios, con unas ropas que le daban aire de una abuela típica ama de casa. Al otro lado de aquella mesa un gran hombre, sin camisa y cuerpo bien formado, de una cabellera larga y descuidada. Y finalmente un chico distinguido por su tan peculiar capa que siempre llevaba sobre él, también un llamativo peinado rojizo que definitivamente siempre destacaba de los demás, aunque no fuera su intención. Ellos cuatros se encontraban comiendo antes de seguir con su trabajo ignorando todo aquello que sucedía afuera

-¿Oigan saben si algún nuevo aspirante a llegado hoy? –Pregunto la chica de los naranjos

-Parece que hoy tampoco llego ningún rival al cual enfrentar –Respondió el gran hombre

-Igual, aunque llegara uno, dudo que pasara de mi territorio –Agrego la pelinaranja con aires de grandeza

-No seas idiota chica. Ya no puedes decir nada de eso luego de la victoria del último campeón –Declaro la anciana de su lado

-Pero eso ya fue hace años. Desde ese entonces ya he mejorado mucho –Respondió –Incluso creo que ahora le podría ganar-

-Todos se quedaron callados por un momento luego de lo último que había dicho… Luego el pelirrojo comenzó a reír de forma descarada

-¡Jajaja! ¿En serio crees eso? –Pregunto el Pelirrojo entre carcajadas

-No seas más idiota chica. Ese chico tampoco ha dejado de entrenar todo este tiempo que ha pasado como campeón-

-P-Pero… -Quedo sin más palabras la chica

-En ese momento otro chico entra en la sala de comida. Un chico de pelo castaño, de gorro y chaqueta a colores pares de rojo y blanco, finalmente de camisa negra y pantalón azul. Mientras se acercaba se quita su gorra, y finalmente se sienta en el puesto restante que quedaba desocupado

-Justo estábamos hablando de ti –Comenta el pelirrojo al recién llegado

-¿En serio, sobre que hablaban? –Pregunta un tanto curioso

-Lorelei dice que te puede ganar en una batalla-

-Bueno, si es considerada como una de las mejores maestras de los tipos hielo me supongo que tiene todo el derecho de creerlo –Comenta el castaño
–Si quieres nos enfrentamos en una batalla Lorelei –Propone finalmente con una sonrisa en su rostro

-No, prefiero terminar de comer primero –Responde la chica un tanto apenada

-Mientras tanto en Ciudad Trigal…

-La organización orquídea se encontraba en una reunión. Lo más altos rangos promulgados por el propio Lucas se encontraban reunidos, discutiendo tanto la situación de Rayquaza, como el del anonimato del Alto Mando. Siendo ellos un total de cuatro personajes, tres aún estaban cubiertos por misterio, pocos conocían algo de ellos, con la única excepción de la cabeza de la organización

-Estuvimos rastreando a Rayquaza desde que lo encontramos de nuevo hace unos días. Al parecer aún sigue divagando por la propia tierra sin un rumbo claro. Definitivamente aquí está pasando algo que aún no tenemos claro –Informo uno de los tres

-Llevamos prácticamente dos meses rastreando a Rayquaza, y todavía no hemos averiguado nada –Respondió un tanto molesto Lucas

-Bueno tampoco es que podamos interrogar a un pokemon y que nos diga todo lo que sabe –Agrego el tercero presente

-¿Han averiguado si ha habido algún sobreviviente de cuando Rayquaza ataco la playa cuando llego a la ciudad? –Pregunto Lucas

-No, hemos localizado a la mayoría. Pero a los que se dirigieron a regiones exteriores o se encuentran a mitad de viajes, no son tan fáciles de encontrar –Respondió nuevamente el primero de aquellos misteriosos hombres

-¿Aún no han dicho nada los del Alto Mando? –Pregunto el cuarto presente en la sala

-No, he investigado si habían dicho algo pero nada. No han dicho nada desde el ataque –Respondió el segundo presente

-Ellos no son idiotas. Saben que toda palabra que ellos declaren tendrá repercusión en toda la región. Seguramente también estén buscando más información al igual que nosotros –Agrego Lucas a la discusión

-Así que… Solo quieren seguir imparciales… Me molesta –Comenta el cuarto

-Ellos son pacientes. Algo que parece que tú no tienes, Robert –Comento el segundo para molestar al cuarto llamado Robert

-¿Y el campeón? Por lo que se, el si se ha visto fuera de la meseta –Pregunto nuevamente Lucas

-Si es verdad que se le ha visto fuera. Pero también ha sabido ser escurridizo, solo han podido hablar con él unos pocos. Y nadie sabe qué era lo que hacia afuera –Informo nuevamente el segundo

-Al parecer tienen algo más que nosotros. El movimiento de Rojo me deja intrigado –Pausa por un momento de pensamiento –Terminamos por hoy la reunión chicos

-Todos salen de la sala quedando solo el propio Lucas dentro de sus pensamientos

-Todo el asunto de Rayquaza ahora parecía que estaba convirtiendo en una competencia. El que llegara primero en conseguir la información necesaria seria la ganadora de tan fatídica corrida. Pero la meta era la misma, ¿Por qué Rayquaza?


Capitulo 2

Capitulo 2: Testigos

-El Alto Mando, como la Organización Orquídea, se dirigían a un mismo punto de convergencia y ni siquiera lo sabían. El rastreo de aquellos que se encontraban en las líneas más lejanas de la región. Es cierto que ahora las posibilidades de encontrarlos eran bajos debido a que se mantenían en un constante movimiento, por lo que ambos bandos dependían de sus contactos y fuentes en los diferentes puntos distribuidos por la propia Johto como Kanto. La verdad es que como suponía Lucas, Rojo llevaba una cierta ventaja en comparación con ellos, pero aun no tenía claro como exactamente era de significativa esa ventaja. Lo único que sabía era que al final, el propio Alto Mando podría interponerse en la estrategia contra Rayquaza si se adelantaban lo suficiente. Y enfrentarse a ellos directamente, aun ahora es una completa locura a pesar del apoyo popular que tenían consigo, simplemente era abrumadora su presencia, y como lo tenía él bien sabido, toda palabra que ellos promulguen podría traer repercusiones contra su organización. Así que ahora tenía que darse prisa y encontrar el método que los adelantaría y aseguraría de no ser detenidos en medio camino

-Mientras tanto en la Meseta Añil…

-¡Idiota te ganare! –Grito Lorelei totalmente molesta – ¡Dewgong usa doble rayo!

-El Dewgong frente a ella rápidamente carga un gran rayo desde su boca para dispararlo con gran fuerza contra el Dragonite

-¡Rápido Dragonite, usa rayo de hielo! –Grita Lance en respuesta

-Dragonite responde lanzando un rayo hielo contra el doble rayo de Dewgong desde el aire. Provocando que al impacto una gran explosión en medio campo se transmitiera por todo el lugar como una fuerte onda expansiva que se sintió en toda la zona. Mientras que tanto Agatha como Bruno se encontraban de espectadores en la batalla que tenían adelante. Ellos no se encontraban en uno de los campos dentro de las instalaciones, estaban en los patios que rodeaban su propio hogar. Disfrutaban más luchar o entrenar al aire libre cuando se trataba entre ellos la situación, se podría decir que era más relajante para ellos que estar encerrados en las arenas internas, aunque en este caso para Lorelei no es el motivo principal

-¿Cómo terminaron en una batalla estos dos? –Pregunto la anciana Agatha

-Bueno Lorelei se quedó molesta por lo que le había Lance ayer mientras comíamos. Y hoy lo termino retando en una batalla para demostrar que si era muy fuerte –Respondió el fornido Bruno

-…Parecen niños. Niños con fuertes pokemons –Menciona luego de un
suspiro de paciencia -¿Y Rojo? –Pregunto un tanto curiosa

-Salió temprano nuevamente. Al parecer le informaron sobre una nueva
pista en el caso del desastre de Rayquaza

-Ese caso lo que nos trae son más problemas de los que necesitamos. Y ahora con esa Organización Orquídea rondando por ahí vuelve todo más problemático –Pausa por un momento –A veces me alegro de tener a esos dos niños aquí, por lo menos nos distraen de los problemas de afuera con sus idioteces

-En las cercanías de Pueblo Primavera…

-Rojo había recibido información de unos viajeros que habían sido sobrevivientes del ataque de Rayquaza y que ahora se encontraban en viaje de camino a Kanto, luego de haber pasado por diferentes localidades de la propia Johto después de que fueron salvados aquella trágica noche. El castaño chico estaba sobre su Charizard el cual se encontraba en vuelo hacia la dirección que se le había indicado

-¡Rápido Charizard, no podemos perderlos ahora! –Recalco el campeón

-Por lo que Charizard aumenta impresionantemente su velocidad, provocando que el chico pegara su propio cuerpo a la espalda de su compañero volador debido al fuerte golpe de viento que había recibido por la gran velocidad

-Pero él no era el único que se dirigía a esa dirección que le habían pautado. Un hombre también por tierra se encontraba en un rápido movimiento a través de los bosques a Pueblo Primavera. Le habían informado que Rojo se dirigía a esa dirección por lo que no vacilo que movilizarse el también antes de que se le hiciera tarde…

-Luego de un largo viaje desde la meseta. Finalmente Rojo se acerca al pueblo sin bajar la velocidad. Charizard comienza a bajar su altura, provocando que las corrientes de aire azotaran los arboles del cercano bosque mientras más bajaba. Inclusive a los locales que se encontraban en las zonas aledañas al pueblo sintieron también aquellas corrientes que quedaban en el camino del propio pokemon de fuego. Hasta que casi en seco este baja su velocidad radicalmente una vez llega finalmente llega a la ruta cercana al pueblo. Rojo salta ya desde una altura más segura mientras que su pokemon seguía en el aire, para luego guardarlo en su pokeball una vez termino su trabajo

-El chico comienza a mirar a su alrededor a ver si distinguía a las personas que se le habían descrito, pero a primera no las divisa. El pueblo no se encontraba muy lejos, por lo que decide ir a la propia para ver si encontraba más información, o mejor, verlos en ese lugar

-Al chico no le toma mucho llegar a la entrada del pueblo donde ya se podía denotar gente caminando de un lado a otro, al igual que los propios niños que correteaban de un lado a otro. Entre todos ellos una pareja que fácilmente se diferenciaban de entre los demás por todo el equipaje que tenían encima, era obvio que se encontraban de viaje, por lo que quería aclarar de una vez si ellos eran lo que estaba buscando

-Disculpen. ¿Ustedes son viajeros? –Pregunta el chico para tratar de romper el hielo

-Así es chico. ¿Tú quién eres? –Pregunta el hombre

-Eh… Rojo –Respondió un tanto nervioso

-¿Tu eres Rojo el campeón de la liga? –Preguntaba para rectificar, no se lo creía de comienzo

-Sí, disculpen… Solo les vengo a preguntar algo. ¿Ustedes son supervivientes de Ciudad Orquídea?

-En ese momento ambos se quedan callados y se miran entre ellos. Era claro que fueron parte de aquella tragedia por como reaccionaron a la pregunta, su incomodidad era clara

-Así es. Comenzamos este viaje para tratar de olvidar aquel momento –Respondió la chica

-Entiendo que se sientan incomodos. Pero tratamos de resolver el problema de Rayquaza y porque ataco la ciudad aquella noche –Pausa su oración por un momento –Les contare algo para que entiendan mi posición. Actualmente Rayquaza no ha subido aun a la atmosfera, y aun no sabemos porque se comporta de una manera tan extraña desde ese entonces. Ha estado moviéndose de un lado a otro como si no tuviera un rumbo fijo, y muchos pobladores se sienten asustados por que otra ciudad o pueblo sea atacada. Por eso tratamos recolectar información, y ustedes son muy importantes para todo esto

-Luego de escuchar aquellas palabras de Rojo. Ambos trataron de calmar un poco su incomodidad

-Está bien pregunta –Responde el hombre

-Gracias –Responde el chico – ¿Ustedes estuvieron en la playa al momento del ataque?

-Si… Nosotros estábamos en una zona apartada. Queríamos estar solos en ese momento, por lo que simplemente nos movimos a un lugar más alejado de los demás aquel día –Pausan por un momento –Así que cuando llego Rayquaza a la playa, el ataque no impacto cerca de nosotros, nos azoto fue la fuerza de la explosión que vino luego y nos lanzó a una gran distancia. Cuando recobramos la consciencia salimos corriendo por la ciudad ya que era la única forma de salir de ahí, y sin detenernos finalmente pudimos salir de ese infierno sin que ningún ataque nos atrapara en su camino

-Mientras el hombre contaba los sucesos. Su pareja comenzó a llorar mientras recordaba todos aquellos momentos ocurridos aquella noche

-Nosotros simplemente queríamos salir de ahí. Solo se escuchaban los gritos de los heridos y los atrapados por el fuego de la ciudad –Menciono la chica entre lágrimas –No podíamos hacer nada…

-Ahora hasta Rojo se sentía incómodo de seguir la conversación. Pero debía de terminar la última pregunta para ver si tenían algo que lo ayudara. Se quedó callado por un momento mientras esperaba que la chica se calmara un poco

-…Para terminar. ¿Notaron algo raro antes de que Rayquaza llegara a la playa?

-El hombre en ese momento reacciona a la pregunta. Al parecer había recordado algo

-Sí. Antes de que Rayquaza llegara vimos algo que había salido del mar cerca de la playa, no pudimos ver bien que era, pero cuando se acercó Rayquaza este se fue rápidamente del lugar hacia la ciudad

-No lo quería decir, ni mostrar. Pero la verdad es que ahora Rojo se encontraba aliviado porque finalmente había conseguido una pista extra la cual ahora podía seguir. Así que antes de irse se acercó nuevamente a ambos viajeros

-No se preocupen. Encontrare la causa de todo esto y pondremos fin a toda esta locura –Termino de decir el chico para luego comenzar a caminar hacia la salida de la ciudad nuevamente

-Pero repentinamente se ve detenido por un pokemon que pasa a su lado a una gran velocidad, de hecho pasa a su lado usando Velocidad Extrema. El golpe de viento lo obliga a detenerse y cubrir su rostro debido al polvo alzado. Al mirar nuevamente nota que lo que había pasado a su lado era un Arcanine y se había detenido frente a él, pero no estaba solo. Un hombre trajeado baja de su lomo y se coloca frente al propio Rojo

-Oh… Así que tú eres Rojo, un gran placer conocerte en persona –Menciono el hombre

-Definitivamente era un personaje que Rojo no esperaba encontrarse. Un hombre bien trajeado, alto, cabello corto y rubio, montado en un Arcanine. Si, definitivamente algo que no esperaba

-Soy Robert. Y me dijeron que tienes una información que me podría interesar –Comento con un tono sarcástico


Capitulo 3

Capitulo 3: Esperanza - Parte 1

-Se encontraba el atardecer dominando en Pueblo Primavera. El excéntrico personaje que había aparecido frente al propio Rojo mostraba un aura misteriosa. Repentinamente el ambiente alrededor de ambos se había tornado algo más lúgubre y frio, definitivamente este hombre no traería nada bueno

-De la nada aparece un nuevo pokemon que pasa por lado del propio Rojo flotando como si de un fantasma se tratara. Aunque casi era, en realidad se trataba de una Froslass, la provocadora de este ambiente frio que se estaba formando a su alrededor. Una vez esta se pone a su lado saca un pokeball para guardar a su Arcanine

-Me supongo que este ambiente frio no te molestara. Es que me quería sentir a gusto en este lugar mientras conversamos –Menciono el hombre –Aunque luego de tu entrenamiento en el Monte Plateado la verdad no creo que esto sea problema para ti

-Rojo no decía nada. Ni siquiera miraba al propio hombre de frente, ocultando su propio rostro con su gorro. Los locales también sentían que lo que se avecinaba no era nada bueno, por lo que se alejaron de la propia zona alrededor, incluido los viajeros que tampoco estaban muy lejos. Al parecer aquel hombre buscaba la información que Rojo había encontrado de los viajeros, pero no sabía exactamente quienes eran, y el chico tampoco tenía pensarlo decirle

-Aquí no tendrás nada. ¿Quién eres? –Pregunta Rojo

-Como ya le dije. Me llamo Robert –Pausa un momento mostrando una
sonrisa con aires de superioridad –Creo que con eso tienes suficiente –Termino de hablar junto con un chasquido de sus dedos

-E inmediatamente Froslass usa nieve polvo. Extendiendo ambas manos frente a ella, una esfera helada se crea y comienzan a salir una gran cantidad de esquirlas de hielo en dirección a Rojo. Pero este responde rápidamente primero saltando a su derecha a gran velocidad para esquivar el ataque que impacta y congela el suelo que toca

-¡Charizard usa lanzallamas! –Grito Rojo mientras lanzaba una pokeball al aire

-E inmediatamente aparece Charizard exhalando una gran llamarada en dirección a Froslass y Robert desde el aire

-¡Pantalla Luz! –Exclama el bien formado

-Froslass rápidamente se coloca frente a Robert y forma la pantalla que divide el lanzallamas, pasando este por ambos lados de Robert e impactando detrás de él

-¿Pantalla luz? –Pensó en desconcierto al ver la técnica psíquica de Froslass

-Digamos que entrene bien a mi Froslass para estos momentos –Menciono Robert

-Al ser Froslass un pokemon tipo Hielo-Fantasma era muy raro que utilizara una técnica psíquica como medio defensivo. Era claro que este hombre no era de subestimar y lo demostraban sus pokemons. Otro chasquido del rubio provoca otro ataque rápido de su compañera. Nuevamente extiende ambos brazos frente a ella y comienza a crear una esfera oscura, una bola sombra, que rápidamente la dirige contra el propio Charizard que se encontraba en el aire y rápidamente se mueve para esquivar la bola sombra dirigida hacia él

-¡Granizo!

-Una gran nube se comienza a formar sobre ellos a una gran velocidad, el cual rápidamente comienza a granizar sobre su propio terreno. Un gran brillo comienza a destacar del propio cuerpo de la pokemon de hielo, mostrando que era la causante del cambio ambiental que se estaba produciendo. Por lo que Charizard se ve obligado a bajar por el propio
granizo, así que comienza a bajar a altura de suelo

-Bola Sombra… -Susurra el hombre

-Carga otra bola sombra la cual lanza rápidamente a la trayectoria de Charizard, la cual lo impacta directamente y provoca que este caiga de forma incontrolable, impactando fuerte contra el suelo frente a Rojo. Pero sorprendentemente este no mostraba ninguna emoción ante la caída de su pokemón

-Me suponía que tú te preocupabas por tus compañeros. La verdad es que me decepcionas un poco Rojo –El tono sarcástico del hombre la verdad es que era muy notorio

-No te preocupes por eso Robert. Yo confió en ellos lo suficiente como para saber cuándo pueden seguir adelante… -Dijo en respuesta el Castaño

-En ese momento Charizard se levanta nuevamente algo herido. Pero luego de un minuto logra colocarse nuevamente firme ante Froslass

-Pero también sé cuándo hay que alejarse y dejarlos actuar por si solo…

-Los ojos de Charizard repentinamente comienzan a enrojecerse y un gran rugido por parte del dragón provoca un gran estruendo por toda la zona de batalla

-Espero que conozcas la habilidad “Mar de llamas” –Informa el chico

-En ese momento Robert cambia completamente su actitud a una más seria. Era claro que sabía que lo que venía ahora sería demasiado problemático. Así que decide retirarse un poco más de la acción y dejar que Froslass actué

-¡Anillo ígneo! –Grita Rojo

-Antes de que Froslass pudiera hacer algo más. Grandes pilares de fuego la comienzan a rodear a la pokemon de hielo, los cuales se ven potenciados por el Mar de llamas y comienzan a producir un gran daño en la propia Froslass sin posibilidad de escapar. Tal era el poder del ataque que los pilares llegaban al mismo tamaño que los arboles cercanos, se notaba fuerza desbordada del pokemon de fuego. Ahora Robert no podía hacer nada, estaba vencido, no se había imaginado el desborde de poder que tenía Rojo en sus manos. El suelo se encontraba en un punto donde se comenzaba a resquebrajar alrededor de la pokemon de hielo debido a la gran magnitud del ataque. Y los grandes rugidos del propio Charizard demostraban que que no pararía. Por lo que solo Froslass podía seguir recibiendo el ataque sin posibilidad de defenderse

-Suficiente por hoy –Susurro el campeón

-En ese momento saca su pokeball y regresa a Charizard. Froslass cae inmediatamente inconsciente contra el suelo, y rápidamente Robert también la regresa a su pokeball

-Era claro que la actitud del Rubio había cambiado. Ahora sabía que no se podía arriesgar con otro pokemon si Rojo contenía a otro pokemon con esa misma magnitud de poder. No era idiota y sabía cuándo parar, ese era el momento

-¿De dónde sacaste ese poder? –Preguntó el rubio

-Todo es cuestión de conocer bien a tus pokemons –Responde el chico

-En ese momento el hombre no dice nada más y simplemente muestra nuevamente aquella sonrisa. Para luego irse caminando y desaparecer entre los arboles del bosque. Mientras que el chico nuevamente mira la pokeball de su Charizard para luego liberar un suspiro de alivio, no por la victoria, por detener a Charizard

-Luego de la larga batalla. El chico ahora toma camino nuevamente a la Meseta tomando el camino por la ruta, esperando que alguien le diera un aventón en el camino

-Ciudad Olivo…

-Señora hemos llegado –Menciono el peli verde

-Finalmente. Si tardáramos más, probablemente podría ocurrir otra catástrofe –Menciono la chica

-Ambos llegaron de un barco dirigido de otra región. Al escuchar la noticia del ataque de Rayquaza, el chico contacto con su actual compañera. También tenían algo que aportar al problema de Rayquaza

-Sabe que pienso yo sobre mis amigos. No dejare que Rayquaza sea lastimado –Recalco el chico

-Por eso es que estoy aquí contigo –Agrego la chica

-El chico tenía un atuendo rutinario y nada a destacar más que su gorra. Pero la chica por otro lado venia vestida en kimono y llevaba consigo lo que parecía ser una esfera de vidrio de un color purpura sujetado con ambas manos


Capitulo 3: Esperanza - Parte 2

-Los dos nuevos individuos estaban caminando entre las calles de la ciudad portuaria. Ellos habían llegado con un objetivo, pero no habían planeado nada sobre qué hacer una vez llegar, un pequeño detalle que se le había pasado desde un comienzo. Por lo que simplemente se dignaron a caminar por la ciudad esperando encontrar algún indicio que los pudiera guiar al punto final directamente, a Rayquaza

-Por lo menos creía que tenías una idea de donde podría estar Rayquaza –Refunfuño la chica

-Él se encuentra en constante movimiento. Sería imposible predecir donde podría estar –Aclaro su acompañante –Pero no te preocupes, se dónde puedo encontrar algo de información sobre su paradero

-En ese momento siguen su caminata por las concurridas calles, dirigiéndose directamente a su salida

-En la Meseta Añil…

-Rojo finalmente había llegado a la sede del Alto Mando. Luego de un largo viaje por tierra, había tardado el aproximado de dos días para llegar. Pero totalmente maltrecho y completamente sucio finalmente se encuentra en su entrada, el cual se encontraba totalmente solitario, aunque era normal en estos días. Desde el ataque, la falta de una medalla ha vuelto problemática la situación para todos los entrenadores, por lo que el alto mando incluido en el consejo de elección, también tenía un tiempo límite para proponer u opinar sobre la situación de un nuevo líder de gimnasio. Pero mientras tanto prácticamente las cuadras territoriales del Alto Mando han quedado solitarias debido a ese paro, a excepción de alguno que otro que tenía ya la medalla desde hace mucho tiempo atrás

-Mientras que Rojo entra. Los demás son informados de su llega, por lo que no tardan en encontrarse con él dentro de las propias instalaciones

-¿Qué sucedió chico? –Pregunta Agatha

-Tenemos un problema –Advirtió el chico en un cansado tono debido a su larga caminata

-Pero decide informarle todo lo sucedido a los demás antes de descansar

-¿Y está bien Charizard? –Pregunto Lorelei

-Si está bien, lo guarde antes de que se me saliera de las manos. Y no te preocupes también estoy bien –Respondió Rojo

-¿Quién pudo haber sido? –Se preguntaba el pelirrojo

-A mí solo se me ocurre una opción. Organización Orquídea –Opino el fornido

-Pero… porque querrían hacer un ataque así de sorpresa, simplemente no tiene sentido –Agrego Lance

-Muestra que están desesperados. No tienen ninguna información –Opino la anciana

-Pero se lo querían sacar a la fuerza. No nos quedaremos de brazos cruzados –Reclamo Lorelei

-¡No! –Exclamo el campeón –Ustedes se deben mantener a raya. Como el alto mando no pueden precipitarse –Pausa por un momento –Yo por lo menos tengo más libertad. Además ahora me quiero concentrar en el caso de Rayquaza. Si solucionamos eso, también resolvemos el problema de la organización

-Rojo tiene razón en lo que dijo. Debemos ser pacientes en toda esta situación –Dijo Agatha –Has madurado mucho chico. Más que Lance y Lorelei

-¡Oye! –Exclamaron

-Estoy de acuerdo. Pero si hacen otro movimiento así, no nos quedaremos quietos –Declaro Bruno

-En Ciudad Trigal…

-¡Idiota! –Grito Lucas –Atacaste al propio Rojo sin permiso

-Quería probarlo. Además, sabes que necesitamos también su información –Comento Robert

-Sí, pero hacerlo de esa manera es demasiado estúpida –Trata de calmarse un poco –Si el alto mando actúa contra nosotros por esto, prácticamente estamos perdidos

-Pero… -Interrumpe Robert –No creo que ellos necesiten interrumpir. El poder de sus pokemons… No son normales

-Ese el campeón de la liga. ¿Qué puedes esperar? –Menciona con un tono sarcástico –Lo mejor es que sigamos ahora sus pasos. Puede que consigamos acercarnos a Rayquaza gracias a ellos

-Pero otro acto de Rayquaza se mostraría de nuevo. Un acto que ahora presenciarían todos

-Rayquaza nuevamente se detiene luego de sus errados movimientos por diferentes zonas de la propia región. La furia de su mirada se concentra en un solo punto de su campo visual. De la silueta flotante frente a él que al parecer ya estaba cansada de correr por todos lados siendo perseguido por
Rayquaza. El ser de colores rojizos y azulados cambia a su forma original toda su apariencia. El propio Rayquaza lleno de cólera evoca uno de sus mayores rugidos. Todas las personas cercanas salen del lugar lo más rápido posible. Pero el extraño ser no escapa, todo su cuerpo comienza a temblar, y en un tono lleno de sufrimiento y rabia también evoca un grito de declaración contra Rayquaza. Ahora no quería salir corriendo, ahora quería su respuesta

-Como era de esperar, la televisora más cercana llega rápidamente para captar ese eterno momento desde su helicóptero. Estaba claro que todas las personas que presenciaban ese momento, sin saberlo estaban admirando un momento que nunca olvidarían. Un ser que se declara rival de Rayquaza comparando su propia rabia con la suya

-Pero estacionado en un pequeño local cualquiera de la región de Johto. Un chico comienza a derramar lágrimas al ver tan impactante escena

-¿Oye que te sucede? –Le pregunta la chica a su lado

-El dolor de ese ser. Es demasiado grande –Respondió el chico

-Coloca su diestra en el centro de su pecho y apretuja su camisa blanca

-Esa es la razón por la que vinimos aquí. Para darles esperanza a ellos, a los pokemons –Declaro N

-Debo admitir que tenías razón –Confeso la chica luego de un suspiro –No puedo permitir que le suceda algo a Rayquaza tampoco

-No le pasara nada. Eso te lo aseguro

-Luego de eso ambos salen juntos del local para seguir nuevamente su camino hacia Ciudad Trigal


Capitulo 4

Capitulo 4: Realidad

-En la Meseta Añil. El Alto Mando estaba discutiendo diferentes temas junto al campeón. Tanto lo que habían hablado en la llegada de Rojo, junto a otros temas. Pero se ven interrumpidos con la entrada a la sala de reunión por uno de los encargados en las instalaciones

-Señores. Tienen que ver esto –Menciono el hombre

-En ese momento el hombre no tarda en encender el televisor puesto en la sala de reunión. Mostrando que el canal sintonizado en vivo al mismo Rayquaza frente a otro ser. Estos se encontraban firmes y al parecer ninguno tenía intención de echarse para atrás, al parecer una batalla de avecinaba

-¿Ese es Deoxys? –Pregunta sorprendido Rojo al ver la pantalla

-Es imposible. Se suponía que Deoxys se había ido de aquí –Comento Agatha

-¿Acaso el segundo Deoxys también está aquí de nuevo? –Pregunto
preocupada Lorelei

-No lo sé. Pero está claro que esta solo contra Rayquaza –Aclaro Bruno

-Rojo se levanta al ver la escena por el televisor. No entendía la situación de la que hablaban los demás. Al parecer hablaban de una situación anterior a su llegada, ya que él no tenía recuerdo de Deoxys desde su llegada. Pero si había escuchado que hacia un tiempo, aquel pokemon alienígena había entrado a la tierra. Aunque no sabía la razón por la que había entrado, sabía que Rayquaza había bajado y expulsado del planeta sin provocar algún daño material. Pero más de eso, la verdad es que no sabía, por lo que su participación en la discusión era casi nula

-Nosotros regresamos a su igual, no entiendo porque está aquí -Susurraba Lance

-Lance estuvo participante en el equipo que había descubierto el “corazón” del segundo Deoxys. Los que se encargaron de investigar que era, y su procedencia. Al final el primer Deoxys se había aparecido ante ellos para buscar el corazón de su compañero. Pero antes de atacarlos, el segundo se había aparecido ante ellos con una milagrosa regeneración el cual provoco que el primer Deoxys se calamara e impidiera el ataque contra los personajes presentes, entre ellos, el propio Lance. Luego de su reunión, ambos salieron de ahí y escaparon del propio Rayquaza que los estaba cazando

-Ahora parecía que la historia se estaba repitiendo frente a sus ojos. Pero ahora no podían hacer nada. Estaban demasiado lejos y el solo mirar, aunque les molestara, era lo único que podían hacer

-Todavía estaban uno frente a otro, parecía que estuvieran esperando el movimiento del otro. La propia fuerza policial ya había llegado para despejar los alrededores, y solo los helicópteros de los noticiarios eran los que se mantenían a raya pero sin perder ninguna toma

-Cuando de repente, tomando la iniciativa. El propio Deoxys comienza la carga del psicorrayo entre sus extremidades, y con gran fuerza esta es dirigida al propio Rayquaza. Pero este responde rápidamente, sus ojos comienzan a brillar y usando el poder oculto toma grandes rocas de la propia tierra debajo de él, y colocándolas frente a él para bloquear el ataque inicial de Deoxys chocando contra ellas. Mas Rayquaza no perdió el tiempo, rápidamente respondió cargando desde sus fauces, un gran hyperrayo que dirige directamente contra el propio Deoxys. Pero este bloquea su ataque de forma impresionante, dividiendo el propio hyperrayo a diferentes direcciones, cayendo estos por las tierras alrededor de la zona de batalla. Deoxys cambio su forma, su silueta hasta tomado una forma más rígida, como si de una armadura se tratara. La defensa férrea del pokemon fue suficiente para dividir el propio ataque del pokemon legendario, aunque provoco que retrocediera. Pero antes de la siguiente respuesta del pokemon dragón. Deoxys utilizando el teletransporte aparece detrás de él. Cambiando rápidamente nuevamente a otra forma, una silueta más agresiva. Y cargando un hyperrayo entre sus extremidades y como si se tratara de una mofa al propio Rayquaza, utilizando su propio ataque desde su espalda, produjo un impacto directo debido a su corta distancia. La gran fuerza del ataque provoca que Rayquaza caiga de golpe contra el suelo. El choque provoco también un gran estruendo por toda el área, incluso los propios helicópteros habían sido afectados, provocando que casi cayeran debido a la onda expansiva del choque. El lugar se estaba poniendo peligroso, pero aún se mantenían cerca para no perder el enfrentamiento

-Pero Deoxys no había acabado, quería quitarse de encima a Rayquaza, y si de matarlo era la solución no dudaría en hacerlo. Nuevamente carga otra esfera de energía, esta era amarilla y lo tenía apuntado directamente en el Rayquaza caído. Al tenerlo cargado, era clara la esfera de rayos, era un electrocañon. El cual directamente dirigió a la posición de Rayquaza, impactándolo directamente. El poder fue tal, que la propia tierra se estaba resquebrajado, el bosque alrededor estaba sucumbiendo ante el choque. Y el ataque no se detenía, Deoxys mantenía el ectrocañon activo contra Rayquaza, hasta que por voluntad propia decidió detenerse. El poder que contenía dentro aquel pokemon era claramente extraordinario, y ahora se lo
había demostrado al mundo

-En ciudad trigal todo el mundo estaba viendo el combate. La organización orquídea no era la excepción. Los cabezas de la organización estaban admirando el enfrentamiento, pero ahora que Deoxys había conseguido la ventaja, parecía una masacre. El ataque seguido del propio pokemon había dejado perplejo a los presentes, ninguno se creía lo que estaba frente a ellos. A pesar de que su fin era detener al propio Rayquaza debido al ataque, estaba claro que eso era demasiado, ya que incluso ellos eran conscientes de que era uno de los guardianes del planeta. Ahora no sabían qué posición tomar al ver aquellas escenas

-Rayos… Estos es demasiado –Susurro Lucas

-Los demás no dijeron nada. Era claro que también estaban incomodos ante la situación

-Pero el propio poblado estaba indeciso. Algunos estaban celebrando el ataque contra Rayquaza, su resentimiento era tal que estaban cegados por ella, y algunos de la propia organización no eran la excepción. Otros por otra parte tenían en mente las repercusiones de este acto, y lo que podría suceder si termina mal. Lo único que estaba claro era que el tema de la tragedia se había hecho demasiado grande, y tal vez la propia organización tenía la culpa de ello

-¿Qué quieres hacer ahora Lucas? –Pregunto algo confundido el peliazul presente en la sala

-Díganme una cosa. ¿Esto era lo que queríamos hacer? –Pregunto Lucas a sus cercanos

-Tampoco quería llegar a este extremo. Solo quería que él regresara a su lugar –Respondió Robert

-Si el cae. Seguramente tanto Kyogre como Groudon despertaran –Respondió el peliverde presente

-Seguramente no todos en la organización. Pero tal vez tenían esta visión –
Agrego Lucas

-¿Qué quieres hacer? –Pregunto nuevamente el peliazul

-No lo sé… -Respondió Lucas

-Luego de eso todos nuevamente se quedaron mirando la pantalla presenciando la batalla. Pero con una mente diferente, confundida

-Mientras que Deoxys, estaba presente mirando al Rayquaza caído y herido. Un gran cráter se había formado en la ya destruida tierra de batalla, y en el centro de él se encontraba el malogrado Rayquaza. Y nadie podía hacer nada


Capitulo 5

Capitulo 5: Corazón

-La situación se tornó en un quebranto parar todos. Simplemente todos habían mostrado sus verdaderas intenciones en respuesta al acontecimiento de Rayquaza. Algunos celebraron del ataque de Deoxys, otros simplemente se quedaron callados. El caso de la organización no era diferente. Algunos integrantes estaban felices, era comprensible, muchos vivieron aquella tragedia y no era inesperada su forma de reaccionar, prácticamente su sueño se estaba cumpliendo. Pero los cabecillas, estaban en aquella encrucijada ¿debían cumplir el objetivo correcto, o el objetivo de la organización? Aquella pregunta se asomaba mientras veían por televisión aquella confrontación

-Mientras que la pelea decantaba a Deoxys, cuando este estaba totalmente todas a favor para terminar con el propio Rayquaza, el legendario protector y juez de la tierra. Simplemente detiene su ataque, ahora simplemente veía al caído pokemon desde las alturas, demostrando su superioridad en poder. Aunque la lógica estaba siendo completamente rivalizada, aquel legendario pokemon que contaba con aquel inmenso poder, ahora se encontraba caído a pies de un pokemon alienígena

-Pero simplemente se detuvo, al parecer mostraba compasión, mostraba piedad al indómito dragón de los cielos. Simplemente se alejó volando de aquel lugar a una dirección desconocida dejándolo a su propia voluntad, simplemente derrotado. Todos simplemente quedaron impactados al acto del desconocido pokemon. En ese momento nadie sabía cómo reaccionar, por lo que simplemente el silencio era el único pertinente

-Pero habían unos que ahora debían hablar, aunque no sabían cómo actuar. Tanto Lucas como sus cercanos tenían que tomar acciones ahora, la oportunidad era demasiado buena, y tal vez sea el único momento donde se podrán acercar al propio Rayquaza totalmente debilitado. Todos los integrantes solo querían escuchar la orden, no, un gran alud de gente esperaba aquellas palabras. Pero simplemente no se mostraban, ellos seguían dentro de aquella sala oscura aun en silencio, ni siquiera ellos sabían que hacer, pero permanecía la pregunta: ¿debían cumplir el objetivo correcto, o el objetivo de la organización?

-Creo que es hora de hablar –Comento Lucas a sus allegados

-En ese momento los cuatros se levantan para salir de la propia sala

-Mientras tanto en la sede del Alto Mando todo el grupo se encontraba preparado para salir a la zona de batalla donde aún se encontraba Rayquaza recuperándose del ataque. Todos ellos también habían quedado sin palabras ante la situación que se había desarrollado entre ambos pokemons. Lo único que sabían era que ahora debían actuar, debía acudir lo más pronto posible e impedir cualquier locura

-Parece que al fin tomamos un lado –Comento Lorelei

-No tomamos un lado. Actuamos con lógica –Agrego Agatha –Simplemente no podemos dejar que Rayquaza caiga en manos de otros, sería demasiado problemático para todos si pasa eso

-Pero debemos movernos rápido. No sabemos qué harán los de la dichosa organización, seguramente también estaban atentos a la batalla –Recalco Bruno
-Todos se encontraban en conversación mientras se preparaban tanto ellos, como sus propios pokemons. Pero todo se ve interrumpido ante unas presencias que se habían aparecido frente al a entrada de las propias instalaciones. Aunque la propia seguridad no permitía su paso ya que obviamente todo se encontraba cerrado debido a la salida

-Créame, será mejor que ellos nos atiendan ahora, es demasiado importante –Comentaba el peliverde

-Lo siento, pero no podemos aceptar a nadie en este momento –Informaba el guardia de la entrada

-En ese momento los cinco integrantes salen de la instalación por la misma puerta. Se encontraron frente a frente con aquella extraña pareja. Pero ignorándolos completamente pasaron por su lado, aunque el propio peliverde se había puesto frente a ellos

-Necesito hablar con ustedes –Dijo algo preocupado chico

-Chico horita no tenemos tiempo, tenemos asuntos importantes –Respondió Lance

-Sé que irán por Rayquaza. Por eso estoy aquí –Agrego

-Antes de seguir adelante, al propio Rojo le había entrado algo de curiosidad la actitud tan terca del chico frente a ellos, por lo que decidió escucharlo

-Está bien. ¿Qué quieres decirnos? –Preguntó

-Vinimos por esto –Respondió la chica mientras se acercaba a ellos

-Se colocó a un lado de N y les mostro la esfera que tenía en sus manos. La esfera violeta el cual se encontraba opacado

-¿Qué es eso? –Pregunto un tanto curioso el campeón

-Probablemente la respuesta de Deoxys –Respondió la chica de kimono

-¿Qué quieres decir? –Pregunto nuevamente totalmente confundido

-Todo esto sucedió por la primera investigación del segundo Deoxys de hace un tiempo. Es cierto que los científicos entregaron su corazón al primero cuando apareció. Pero no quedaron con las manos vacías, tomaron un poco de ese corazón antes de su llegada –Conto N en su interrupción

-Eso es imposible. Yo mismo me encargue de que nada se saliera de las manos en el laboratorio donde se había hecho la investigación –Dijo Lance al escuchar la historia de N

-Pues parece que al final si se le coló alguno Lance. Porque luego de que todos se separaron unos pocos siguieron la investigación de manera secreta. Pero no tardaron mucho en ser descubiertos y atrapados por trabajos de alto peligro de manera ilegal –Siguió contando –Luego de resolver la situación de los científicos. No sabían qué hacer con el trozo de corazón del pokemon. Por lo que decidieron entregarlo al templo de Rayquaza en Hoenn para protegerlo de la mirada de Rayquaza y su furia

-Pero el primer Deoxys hecho a perder el plan…

-Efectivamente Rojo. Ahora debemos hacer algo, antes de que suceda otra tragedia –Agrego la chica

-Debemos evitar de que el asunto entre ambos empeore. Supongo que ya estarán conscientes si Deoxys toma nuevamente represalias contra Rayquaza y termina matándolo –Dijo N

-Por eso nos estamos moviendo –Respondió Bruno –Pero ¿porque aparece justo ahora Deoxys?

-En ese momento ambos se quedan callados, pensativos, pero aun sin respuesta lógica

-La verdad es que nosotros aun no lo sabemos. Puede que tenga que ver con algo del segundo Deoxys y por eso este actuando de forma agresiva y apurada ahora –Respondió N

-¿Entonces iremos con ustedes? –Pregunto la chica

-Por cierto. ¿Ustedes quiénes son? –Pregunto Lorelei

-Ah cierto, no me he presentado. Soy Kuri, la guardiana del corazón de Deoxys –Se presentó –Y como pueden ver, este es el corazón de Deoxys, prácticamente un tercer corazón, este se regenero por si solo y tomo la forma del corazón completo

-Yo soy N. Un simple amigo de los pokemons –Dijo N

-Creo que no tenemos opción en este caso. Tienen que venir con nosotros si queremos detener también a Deoxys –Medito Agatha

-En ese momento las seis personas presentes tomaron un camino igual para poder detener a Deoxys. Pero un seguía esa pregunta “¿Por qué?”


Capitulo 6

Capitulo 6: Disyunción

-Ahora las cartas se estaban poniendo en la mesa. La caída de Rayquaza fue la causa. Las decisiones estaban tomándose y mostrándose, el arrepentimiento estaba siendo una opción que se había quedado atrás, ya que no había vuelta atrás. Ahora los colosos estaban sacando las mejores cartas, y la referencia más obvia era el Alto Mando. La debatida organización aun necesitaba la respuesta para sí mismo, pero también necesitaba decidir antes de perder la oportunidad, era simplemente ahora o nunca

-Un grupo de camiones estaba de camino a la zona de batalla. Saliendo de Ciudad Trigal, toda la agrupación de la Organización Orquídea estaba en movimiento luego de las palabras del ahora admirado, pero malogrado hombre. Finalmente abrió los ojos pero al camino conveniente de la organización, la caída y control de Rayquaza. Tomo la venganza, y la organización no dudo en acompañarlo. Era simplemente la caída del gran legendario o nada

-Ahora aquel admirado líder, aclamado por cumplir las expectativas de todos, se encontraba comandando todo el movimiento de los transportes que se dirigían a toda velocidad al punto cero. El hombre de ojos vacíos y demacrados estaba en conjunto solo con sus allegados en el camión punta administrando todo el movimiento entre las rutas

-¿Cómo está el movimiento de todos los grupos? –Pregunto Lucas

-Todos se están moviendo sin problemas. Ahora solo es cuestión de tiempo para que lleguemos –Respondió uno de sus cercanos

-No podemos permitirnos percances. Es ahora o nunca –Agrego Lucas

-Sus tres cercanos estaban al tanto de su tan raro cambio. Desde que había tomado la decisión luego de la batalla de Rayquaza, había aparecido ahora un hombre quebrantado en dos partes. A pesar del raro tono que había tomado, lo seguirían hasta el final, sin importar los problemas que se presenten, aunque sean dentro del mismo grupo

-Mientras que el demacrado hombre tenía su mirada puesta en ambas manos apoyadas sobre sus rodillas sentado dentro de aquel camión. Se encontraba pensativo, o mejor dicho, confundido. Pero no solo por su conveniente decisión, si no por lo que sintió en la batalla. Pudo sentir los sentimientos de ambos pokemons mientras más avanzaba la batalla, algo que simplemente no comprendía de comienzo, algo que luego comenzó a atormentarlo. Principalmente sintió la gran superioridad de Rayquaza, la rabia que sentía por dentro y ya lo cansado que se encontraba de la persecución, aunque todo cambio al comienzo de la batalla. Sintió aquel aire de superioridad por parte de aquel pokemon, los aires de un dios. Aunque lo encontraba difícil de explicar, sabía que Rayquaza era algo que simplemente no podía comprender una simple persona. El hecho de que se crea lo suficientemente superior como para incluso destruir una ciudad y creer que se pasara por alto, ese fue el punto que quebrantamiento

-Tenemos que atraparlo. Que conozca su posición –Expreso en determinación el Líder

-¿Estas bien Lucas? –Pregunto Robert

-Si… No te preocupes por mí –Respondió un tanto distraído

-Mientras que ellos se acercaban. Rayquaza aún seguía en recuperación, en aquella zona de impacto. A pesar de que estaba ganando poder, aun le faltaba algo de tiempo para poder moverse nuevamente. El daño que había conseguido por parte de Deoxys fue casi devastador para él. Aun no lo sabía, pero iba a ser el centro de un punto de encuentro con unos invitados que se avecinaban rápidamente, solo era cuestión de tiempo de que alguien tomara al gran dragón para su bando

-Mientras tanto que el Alto Mando también se dirigía al punto de Rayquaza y tratar de finiquitar este asunto de una vez por todas. Puede que la gente ahora estuviera más inclinada a la decisión del propio Lucas. Pero ellos debían mantener su posición, hacer lo correcto, hacer lo justo aunque no fuera lo mejor visto por todos. Pero tenían claro que el espectáculo quedaba en los escenarios de la Meseta Añil. Ahora debían actuar a pesar de que las circunstancias se mostraran en su contra. Aunque también sería un error subestimarlos

-Transportados también dentro de dos autos hacia el punto de batalla. Estos se dirigían a toda velocidad acompañados por los extraños visitantes N y Kuri, que al parecer tenían respuestas sobre el caso de Deoxys y Rayquaza. Aunque ellos solo tenían una parte de toda la historia, pero esto no iba al caso ahora

-¿Que tanto nos falta para llegar? –Pregunto Lance

-No lo sé. Pero espero no seamos los últimos –Respondió Lorelei

-Oye Lance ¿Qué piensas de toda la historia de los chicos? –Pregunto Rojo que se encontraba con ellos también

-La verdad es que Lance no comprendía como es que aquellos científicos pudieron escapar de su vigilante mirada en aquellos días. Simplemente se sentía molesto porque ahora se sentía responsable por todo lo que estaba sucediendo, aunque trataba de no demostrarlo a simple vista. Pero un pesar estaba creciendo sobre él, y temía que lo afectara luego si era necesario luchar. Se veía un poco desanimado y era algo que no podía evitar, pero simplemente no podía hacer nada más ahora que tratar de concentrarse en lo que vendría

-Opino que no quiero hablar de eso –Respondió

-Ambos carros iban en formación directo a través de los bosques cerca de la zona de batalla. Aun unos cuantos helicópteros estaban cerca filmando al caído Rayquaza que ahora se encontraba en recuperación descansando

-Pero repentinamente una explosión destruye el camino frente ellos. Provocando que ambos automóviles frenaran de golpe antes de caer en la zona destruida. Un rayo que fue lanzado desde arriba por un Magnezone que los estaba siguiendo. Para que luego de un momento aparecieren unos motociclistas de entre los propios árboles para así encerrar por completo a todo el equipo que se encontraba saliendo de ambos autos

-Ustedes no pasaran de aquí –Comento uno de ambos motociclistas

-¡No te entrometas! –En ese momento Lance lanza sin previo aviso a su Dragonite para que salga a la batalla – ¡Usa garra dragón!

-Sus garras comenzaron a tomar un brillo. Y a una impresionante velocidad el Dragonite voló a la dirección del Magnezone en el aire para impactarlo directamente antes de poder responder a su movimiento. Su entrenador pokemon simplemente quedo incapacitado sin más que decir

-¡Usa colmillo rayo! –Grito el segundo atacante

-Y repentinamente aparece un Jolteon de entre los arboles con su ataque cargado dirigido directamente contra la anciana Agatha la cual era la que se encontraba más cerca. Pero antes de siquiera acercarse de ella, el Jolteon se ve detenido en el aire para luego ser nuevamente lanzado contra los propios arboles cercanos

-Misdreavus usa bola sombra –Susurro Agatha

-De la nada aparece una Misdreavus la cual se coloca a un lado de Agatha y lanza una bola sombra contra el Jolteon caído para terminar completamente con él. La anciana era simplemente la voz de la experiencia, y por acciones como estas era que su nombre resonaba tanto entre muchos entrenadores, sus movimientos inesperados y ataques sin piedad

-Nunca subestimen a una anciana chicos –Menciono Agatha con una sonrisa en su rostro

-¿En serio ustedes creían que tenían una mínima esperanza en poder detenernos? ¿En serio creían eso? –Preguntaba totalmente molesto Lance

-¡Ustedes tampoco nos subestimen solo porque sean el alto mando! –Grito uno de los motociclistas

-No te preocupes. No somos tan idiotas como ustedes –Respondió Lance

-En ese momento dio una seña con su mano a su Dragonite para que utilizara un rayo de hielo contra ellos y congelarlos en el acto antes de que pudieran escapar del lugar

-Ahora tenían claro que la Organización Orquídea estaba cerca, o incluso ya habían llegado. Sea como fuere debían apurarse, era claro que ya conocían su posición y no podían mantenerse quietos por mucho tiempo


Capitulo 7

Capitulo 7: Encuentro

-Ya se encontraban en las altas horas del día. Y al igual que el ambiente, la tensión entre ambos bandos aumentaba. Las acciones de la Organización Orquídea, junto con el ataque de Deoxys arrinconaron a la bestia indiferente, al Alto Mando. Pero tampoco eran idiotas, la organización estaba en camino, y sabían que los grandes entrenadores no estaban muy lejos. Simplemente debían moverse más rápido y estar preparados para su llegada

-Listo Lucas, ya envié a dos de los chicos a que atacaran a los del Alto Mando –Comento el peli azul

-Ellos no los detendrán –Agrego Robert al escucharlo

-Eso lo sé, pero necesitamos llegar primero. Tenemos que detenerlos por lo menos hasta que lleguemos –Respondió Lucas

-El sacrificar a sus compañeros por el bien común. Lucas tenía una mentalidad completamente comprometida con su objetivo, y si para cumplirlo debía inclusive entregar a sus hermanos, pues valdría la pena. Solo la caída del indomable legendario era la meta final, y él no era el único que creía eso. Todos estaban dispuestos a entregarse por la causa, y aunque lo supieran de primera mano o intuyeran a consecuencia de su pensar, no cambiaría el resultado final

-Pero a pesar de todo el sacrificio entregado por todos. Los enviados no aguantaron mucho tiempo contra los integrantes del Alto Mando. Simplemente era su nivel demasiado superior, no fueron bache para detenerlos

-Mientras que por el otro lado. Todos también se vieron afectados luego de conocer la historia detrás de todo esto. Pero la consciencia de Lance definitivamente era la más afectada por el hecho de sentirse el principal responsable de todo el asunto que se estaba desarrollando, lo que provocaba su mentalidad tan desvariada

-Todos se estaban preparando nuevamente para retomar nuevamente el camino. Pero extendiendo su bastón a un lado, corta el paso de Lance luego de que todos avanzaron. Agatha fija su mirada en su compañero de una manera muy seria. Al parecer conocía la situación o por lo menos parecía comprender la situación de Lance, pero no lo veía como excusa

-Lance, tienes que calmarte. Si seguimos adelante, todo esto puede salir mal si sigues así –Le advirtió Agatha

-Tengo que terminar con esto Agatha. No estaré tranquilo hasta finiquitar todo este asunto –Comento el pelirrojo

-Eso lo entiendo. Pero con esa mentalidad simplemente echaras todo a perder si sigues cegado –Le aclaro

-Creo que ya es algo tarde como para decir eso. Si ya está todo arruinado, entonces intentare remediar lo que pueda lo mejor posible –Respondió

-La mente de Lance estaba totalmente nublada. Sentía que debía cumplir un pago con aquellas almas caídas. Y solo siguiendo adelante podría conseguir la liberación de su pesar. Simplemente no se detendría por nada ahora, quería y debía seguir adelante según su creer, el cual al parecer no es el ver de todos

-El chico quita el bastón de su camino para luego seguir adelante con su caminata. La anciana simplemente se queda mirando cómo se aleja para luego seguir detrás de él. Al parecer era la única que se había percatado de la situación precaria, o por lo menos la única que había mostrado una respuesta por ella, aunque ahora no sabía qué hacer con la situación tan problemática que se estaba desarrollando frente a ella

-Luego de que termino la tensa situación y todos se colocaron en sus autos respectivos. Comenzaron a moverse a un camino alternativo, pero ahora debían acelerar, estaba claro que perderían mucho tiempo por desviarse, y ahora era más que claro que la organización llegaría primero por lo que debían actuar ahora con la situación que ya tenían clara

-La organización finalmente habían llegado a la zona de la batalla. Todos los camiones de punta frenan en seco debido al cambio dramático del terreno. Lo que ahora era un bosque, ahora era una planicie totalmente arruinada. Arboles totalmente rostizados y aun se podía ser la electricidad sujetada a ciertos objetos de manera ilógica. Definitivamente ahora todo parecía otro mundo, un mundo totalmente devastado por una épica batalla. Pero en el centro del campo se encontraba aquel cráter, de gran magnitud, era claro que en el centro se encontraba el propio Rayquaza en descanso, pero ahora solo podían llegar a pie. Los primeros llegados comienzan a admirar todo el campo de batalla mientras se acercaban al centro del campo

-Esto parece un campo apocalíptico –Comento el peli azul

-Esto es demasiado incómodo. Mejor que no nos detengamos –Agrego el rubio

-Más que todo los que vivieron la catástrofe de la Ciudad Orquídea. Aquel escenario tenía un espeluznante parecido a la ciudad luego del ataque. Aunque era obvio que su parecido no era exactamente igual, aquel ambiente y el aire que se sentía en la zona era simplemente algo para salir corriendo. Pero su objetivo era claro, debían seguir adelante a pesar de lo enfermizo que era estar ahí

-Antes de encontrarse con el propio legendario. Debían subir ahora el borde del cráter el cual se encontraba pronunciado frente a ellos. Era impresionante la magnitud de los daños, pero tampoco era de sorprender tratándose de ambos individuos a un nivel claramente superior, probablemente superiores inclusive a otros legendarios conocidos

-Poco a poco llegaban más integrantes rezagados y que al igual que los primeros quedaban espantados al ver el lúgubre escenario quemado hasta sus cimientes. Pero comenzaban a preparar todos los instrumentos para atrapar al propio Rayquaza, sacando de los camiones llegados las diferentes piezas y armando todo, probablemente tardarían un poco de tiempo antes de poder actuar

-Pero esto es increíble –Comentó totalmente anonadado el rubio

-¿En serio es Rayquaza? –Preguntó en incredulidad el peli verde

-Los primeros habían llegado a lo más alto del cráter. Y simplemente quedaban sin palabras mientras más llegaban. Ver al propio Rayquaza frente a ellos, el cual a pesar ni siquiera estaba despierto, aun se podía sentir aquella aura de superioridad a su alrededor. Ahora no querían acercarse, podría ser demasiado peligroso y simplemente no podían hacer mucho más si se acercaban. Pero al verlo ahora de frente, la verdad es que no sabían cómo actuar, tal vez por el miedo o simplemente porque no esperaban algo de tal magnitud. Sea como fuere, lo más claro era que ahora preferían mantenerse al margen hasta estar completamente preparados

Última edición por Solk; 29/09/2016 a las 01:36
  #2  
14/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea

Capitulo 1: Bandos

-Ya había pasado un tiempo desde la “Tragedia de Orquídea”. Las tensiones de los pobladores de la región se encontraban aun en un punto álgido contra Rayquaza. Todos habían quedados marcados por los acontecimientos ocurridos esa fatídica noche donde toda una ciudad prácticamente había desaparecido por el ataque de dicho pokemon legendario

-Los sobrevivientes a la tragedia fueron rápidamente rescatados y tratados en diferentes hospitales, para luego ser mudados a diferentes ciudades y pueblos. Algunos fueron con familiares, otros simplemente querían olvidar aquella pesadilla y comenzaron a viajar tanto por la propia región como por fuera de ella, y finalmente otros que tenían una gran sed de venganza contra Rayquaza. Estos abarcaban el mayor porcentaje de sobrevivientes y fueron directamente a Ciudad Trigal para comenzar un nuevo plan. Muchos de ellos sobrevivieron porque eran entrenadores locales, los cuales gracias a sus propios pokemons pudieron salir con vida de ese lugar porque eran defendidos de todo aquel caos. El plan era simple en su definición más básica, detener a Rayquaza. La Organización Orquídea había nacido, donde no solo los entrenadores sobrevivientes se estaban involucrando, un grupo mayor de entrenadores de la región también se habían integrado a la recién nacida organización, muchos de ellos eran entrenadores veteranos, de alto calibre, otros no eran entrenadores, eran historiadores, científicos, entre otros. Mientras más crecía estaba comenzado a formarse una jerarquía, “Lucas el líder de la Orquídea “estaba comenzando a resonar. Este fue un sobreviviente del ataque, aquel que era conocido como el aprendiz del antiguo líder de gimnasio Aníbal, ahora también caído por el ataque de Rayquaza

-A pesar del poco tiempo de su creación. La organización comenzó a ganar mucha más fama por la región a una gran velocidad e inclusive fuera de ella. Pero había un cierto que grupo que se mantenía indiferente ante la posición que debían tomar en el asunto de Rayquaza. Este selecto grupo se encontraba en la Meseta Añil entre las regiones de Johto y Kanto. Este era el Alto Mando. Desde el incidente, ellos han sido los únicos que no han opinado nada sobre todo aquello que había sucedido, en realidad solo querían mantenerse alejados de todo el caos que se estaba produciendo por el ataque de Rayquaza. Como el Alto Mando debían mostrar una imparcialidad entre pokemons y humanos en estas situaciones, y hasta no tener las pruebas necesarias sobre el “porque” de todo lo que había sucedido esa noche lo más probable era que no actuaran a cara de la gente

-Dentro de las instalaciones del Alto Mando, dentro de uno de los muchos salones que establecían aquel magnífico edificio. Se encontraban cuatro personas comiendo ya su almuerzo, era prácticamente mediodía y como todas las personas normales, estas también debían nutrirse de las tres comidas, aunque muy pocos los consideran humanos normales. Una chica de cabellos largos y naranjos, también con una apariencia de joven adulta que daba aires de experiencia junto a esos lentes que siempre lleva. Junto a ella en la mesa de comida, una anciana de cabellos medios y rubios, con unas ropas que le daban aire de una abuela típica ama de casa. Al otro lado de aquella mesa un gran hombre, sin camisa y cuerpo bien formado, de una cabellera larga y descuidada. Y finalmente un chico distinguido por su tan peculiar capa que siempre llevaba sobre él, también un llamativo peinado rojizo que definitivamente siempre destacaba de los demás, aunque no fuera su intención. Ellos cuatros se encontraban comiendo antes de seguir con su trabajo ignorando todo aquello que sucedía afuera

-¿Oigan saben si algún nuevo aspirante a llegado hoy? –Pregunto la chica de los naranjos

-Parece que hoy tampoco llego ningún rival al cual enfrentar –Respondió el gran hombre

-Igual, aunque llegara uno, dudo que pasara de mi territorio –Agrego la pelinaranja con aires de grandeza

-No seas idiota chica. Ya no puedes decir nada de eso luego de la victoria del último campeón –Declaro la anciana de su lado

-Pero eso ya fue hace años. Desde ese entonces ya he mejorado mucho –Respondió –Incluso creo que ahora le podría ganar-

-Todos se quedaron callados por un momento luego de lo último que había dicho… Luego el pelirrojo comenzó a reír de forma descarada

-¡Jajaja! ¿En serio crees eso? –Pregunto el Pelirrojo entre carcajadas

-No seas más idiota chica. Ese chico tampoco ha dejado de entrenar todo este tiempo que ha pasado como campeón-

-P-Pero… -Quedo sin más palabras la chica

-En ese momento otro chico entra en la sala de comida. Un chico de pelo castaño, de gorro y chaqueta a colores pares de rojo y blanco, finalmente de camisa negra y pantalón azul. Mientras se acercaba se quita su gorra, y finalmente se sienta en el puesto restante que quedaba desocupado

-Justo estábamos hablando de ti –Comenta el pelirrojo al recién llegado

-¿En serio, sobre que hablaban? –Pregunta un tanto curioso

-Lorelei dice que te puede ganar en una batalla-

-Bueno, si es considerada como una de las mejores maestras de los tipos hielo me supongo que tiene todo el derecho de creerlo –Comenta el castaño
–Si quieres nos enfrentamos en una batalla Lorelei –Propone finalmente con una sonrisa en su rostro

-No, prefiero terminar de comer primero –Responde la chica un tanto apenada

-Mientras tanto en Ciudad Trigal…

-La organización orquídea se encontraba en una reunión. Lo más altos rangos promulgados por el propio Lucas se encontraban reunidos, discutiendo tanto la situación de Rayquaza, como el del anonimato del Alto Mando. Siendo ellos un total de cuatro personajes, tres aún estaban cubiertos por misterio, pocos conocían algo de ellos, con la única excepción de la cabeza de la organización

-Estuvimos rastreando a Rayquaza desde que lo encontramos de nuevo hace unos días. Al parecer aún sigue divagando por la propia tierra sin un rumbo claro. Definitivamente aquí está pasando algo que aún no tenemos claro –Informo uno de los tres

-Llevamos prácticamente dos meses rastreando a Rayquaza, y todavía no hemos averiguado nada –Respondió un tanto molesto Lucas

-Bueno tampoco es que podamos interrogar a un pokemon y que nos diga todo lo que sabe –Agrego el tercero presente

-¿Han averiguado si ha habido algún sobreviviente de cuando Rayquaza ataco la playa cuando llego a la ciudad? –Pregunto Lucas

-No, hemos localizado a la mayoría. Pero a los que se dirigieron a regiones exteriores o se encuentran a mitad de viajes, no son tan fáciles de encontrar –Respondió nuevamente el primero de aquellos misteriosos hombres

-¿Aún no han dicho nada los del Alto Mando? –Pregunto el cuarto presente en la sala

-No, he investigado si habían dicho algo pero nada. No han dicho nada desde el ataque –Respondió el segundo presente

-Ellos no son idiotas. Saben que toda palabra que ellos declaren tendrá repercusión en toda la región. Seguramente también estén buscando más información al igual que nosotros –Agrego Lucas a la discusión

-Así que… Solo quieren seguir imparciales… Me molesta –Comenta el cuarto

-Ellos son pacientes. Algo que parece que tú no tienes, Robert –Comento el segundo para molestar al cuarto llamado Robert

-¿Y el campeón? Por lo que se, el si se ha visto fuera de la meseta –Pregunto nuevamente Lucas

-Si es verdad que se le ha visto fuera. Pero también ha sabido ser escurridizo, solo han podido hablar con él unos pocos. Y nadie sabe qué era lo que hacia afuera –Informo nuevamente el segundo

-Al parecer tienen algo más que nosotros. El movimiento de Rojo me deja intrigado –Pausa por un momento de pensamiento –Terminamos por hoy la reunión chicos

-Todos salen de la sala quedando solo el propio Lucas dentro de sus pensamientos

-Todo el asunto de Rayquaza ahora parecía que estaba convirtiendo en una competencia. El que llegara primero en conseguir la información necesaria seria la ganadora de tan fatídica corrida. Pero la meta era la misma, ¿Por qué Rayquaza?
Gracias: Vinil〇♪
  #3  
15/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
no puedo creer que no haya comentarios en serio, espectacular no puedo añadir mas estare pendiente para sseguir leyendo la historia me ha encantado por favor no te detengas
  #4  
15/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Bueno, mucho no he leído, por tiempo más que nada, pero de lo poco que leí vi algunas faltas ortográficas, éstas son más que nada en tildes; en redacción yo lo siento bastante bien, me ha entretenido lo poco que he leído así que te insto a seguir escribiendo, y espero que esta historia continúe por aquí mucho tiempo.

Me alegra que gente con ganas de escribir se nos una al foro, espero poder seguir leyendo tus escritos, y que cada día sea un día de inspiración para crear más obras.

Cuando pueda leeré todo con más detenimiento los textos que subas.

Sin más que decir, se despide atentamente su colega

ApoloD - DeadApolo actualmente.

Algo sobre mi hack

Por si les interesa ver el post con la Idea de mi hack, su historia y todo eso:

Pokemon: Shadow Life Edition



Atte:

ApoloD

Shhhh






Pokemon Shadow Life Edition Rework .- Coming soon - Summer 2016.(O eso espero...)
  #5  
15/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Gracias por sus comentarios. Claro que seguiré adelante xD

Aquí el segundo capitulo /o/

Capitulo 2: Testigos

-El Alto Mando, como la Organización Orquídea, se dirigían a un mismo punto de convergencia y ni siquiera lo sabían. El rastreo de aquellos que se encontraban en las líneas más lejanas de la región. Es cierto que ahora las posibilidades de encontrarlos eran bajos debido a que se mantenían en un constante movimiento, por lo que ambos bandos dependían de sus contactos y fuentes en los diferentes puntos distribuidos por la propia Johto como Kanto. La verdad es que como suponía Lucas, Rojo llevaba una cierta ventaja en comparación con ellos, pero aun no tenía claro como exactamente era de significativa esa ventaja. Lo único que sabía era que al final, el propio Alto Mando podría interponerse en la estrategia contra Rayquaza si se adelantaban lo suficiente. Y enfrentarse a ellos directamente, aun ahora es una completa locura a pesar del apoyo popular que tenían consigo, simplemente era abrumadora su presencia, y como lo tenía él bien sabido, toda palabra que ellos promulguen podría traer repercusiones contra su organización. Así que ahora tenía que darse prisa y encontrar el método que los adelantaría y aseguraría de no ser detenidos en medio camino

-Mientras tanto en la Meseta Añil…

-¡Idiota te ganare! –Grito Lorelei totalmente molesta – ¡Dewgong usa doble rayo!

-El Dewgong frente a ella rápidamente carga un gran rayo desde su boca para dispararlo con gran fuerza contra el Dragonite

-¡Rápido Dragonite, usa rayo de hielo! –Grita Lance en respuesta

-Dragonite responde lanzando un rayo hielo contra el doble rayo de Dewgong desde el aire. Provocando que al impacto una gran explosión en medio campo se transmitiera por todo el lugar como una fuerte onda expansiva que se sintió en toda la zona. Mientras que tanto Agatha como Bruno se encontraban de espectadores en la batalla que tenían adelante. Ellos no se encontraban en uno de los campos dentro de las instalaciones, estaban en los patios que rodeaban su propio hogar. Disfrutaban más luchar o entrenar al aire libre cuando se trataba entre ellos la situación, se podría decir que era más relajante para ellos que estar encerrados en las arenas internas, aunque en este caso para Lorelei no es el motivo principal

-¿Cómo terminaron en una batalla estos dos? –Pregunto la anciana Agatha

-Bueno Lorelei se quedó molesta por lo que le había Lance ayer mientras comíamos. Y hoy lo termino retando en una batalla para demostrar que si era muy fuerte –Respondió el fornido Bruno

-…Parecen niños. Niños con fuertes pokemons –Menciona luego de un
suspiro de paciencia -¿Y Rojo? –Pregunto un tanto curiosa

-Salió temprano nuevamente. Al parecer le informaron sobre una nueva
pista en el caso del desastre de Rayquaza

-Ese caso lo que nos trae son más problemas de los que necesitamos. Y ahora con esa Organización Orquídea rondando por ahí vuelve todo más problemático –Pausa por un momento –A veces me alegro de tener a esos dos niños aquí, por lo menos nos distraen de los problemas de afuera con sus idioteces

-En las cercanías de Pueblo Primavera…

-Rojo había recibido información de unos viajeros que habían sido sobrevivientes del ataque de Rayquaza y que ahora se encontraban en viaje de camino a Kanto, luego de haber pasado por diferentes localidades de la propia Johto después de que fueron salvados aquella trágica noche. El castaño chico estaba sobre su Charizard el cual se encontraba en vuelo hacia la dirección que se le había indicado

-¡Rápido Charizard, no podemos perderlos ahora! –Recalco el campeón

-Por lo que Charizard aumenta impresionantemente su velocidad, provocando que el chico pegara su propio cuerpo a la espalda de su compañero volador debido al fuerte golpe de viento que había recibido por la gran velocidad

-Pero él no era el único que se dirigía a esa dirección que le habían pautado. Un hombre también por tierra se encontraba en un rápido movimiento a través de los bosques a Pueblo Primavera. Le habían informado que Rojo se dirigía a esa dirección por lo que no vacilo que movilizarse el también antes de que se le hiciera tarde…

-Luego de un largo viaje desde la meseta. Finalmente Rojo se acerca al pueblo sin bajar la velocidad. Charizard comienza a bajar su altura, provocando que las corrientes de aire azotaran los arboles del cercano bosque mientras más bajaba. Inclusive a los locales que se encontraban en las zonas aledañas al pueblo sintieron también aquellas corrientes que quedaban en el camino del propio pokemon de fuego. Hasta que casi en seco este baja su velocidad radicalmente una vez llega finalmente llega a la ruta cercana al pueblo. Rojo salta ya desde una altura más segura mientras que su pokemon seguía en el aire, para luego guardarlo en su pokeball una vez termino su trabajo

-El chico comienza a mirar a su alrededor a ver si distinguía a las personas que se le habían descrito, pero a primera no las divisa. El pueblo no se encontraba muy lejos, por lo que decide ir a la propia para ver si encontraba más información, o mejor, verlos en ese lugar

-Al chico no le toma mucho llegar a la entrada del pueblo donde ya se podía denotar gente caminando de un lado a otro, al igual que los propios niños que correteaban de un lado a otro. Entre todos ellos una pareja que fácilmente se diferenciaban de entre los demás por todo el equipaje que tenían encima, era obvio que se encontraban de viaje, por lo que quería aclarar de una vez si ellos eran lo que estaba buscando

-Disculpen. ¿Ustedes son viajeros? –Pregunta el chico para tratar de romper el hielo

-Así es chico. ¿Tú quién eres? –Pregunta el hombre

-Eh… Rojo –Respondió un tanto nervioso

-¿Tu eres Rojo el campeón de la liga? –Preguntaba para rectificar, no se lo creía de comienzo

-Sí, disculpen… Solo les vengo a preguntar algo. ¿Ustedes son supervivientes de Ciudad Orquídea?

-En ese momento ambos se quedan callados y se miran entre ellos. Era claro que fueron parte de aquella tragedia por como reaccionaron a la pregunta, su incomodidad era clara

-Así es. Comenzamos este viaje para tratar de olvidar aquel momento –Respondió la chica

-Entiendo que se sientan incomodos. Pero tratamos de resolver el problema de Rayquaza y porque ataco la ciudad aquella noche –Pausa su oración por un momento –Les contare algo para que entiendan mi posición. Actualmente Rayquaza no ha subido aun a la atmosfera, y aun no sabemos porque se comporta de una manera tan extraña desde ese entonces. Ha estado moviéndose de un lado a otro como si no tuviera un rumbo fijo, y muchos pobladores se sienten asustados por que otra ciudad o pueblo sea atacada. Por eso tratamos recolectar información, y ustedes son muy importantes para todo esto

-Luego de escuchar aquellas palabras de Rojo. Ambos trataron de calmar un poco su incomodidad

-Está bien pregunta –Responde el hombre

-Gracias –Responde el chico – ¿Ustedes estuvieron en la playa al momento del ataque?

-Si… Nosotros estábamos en una zona apartada. Queríamos estar solos en ese momento, por lo que simplemente nos movimos a un lugar más alejado de los demás aquel día –Pausan por un momento –Así que cuando llego Rayquaza a la playa, el ataque no impacto cerca de nosotros, nos azoto fue la fuerza de la explosión que vino luego y nos lanzó a una gran distancia. Cuando recobramos la consciencia salimos corriendo por la ciudad ya que era la única forma de salir de ahí, y sin detenernos finalmente pudimos salir de ese infierno sin que ningún ataque nos atrapara en su camino

-Mientras el hombre contaba los sucesos. Su pareja comenzó a llorar mientras recordaba todos aquellos momentos ocurridos aquella noche

-Nosotros simplemente queríamos salir de ahí. Solo se escuchaban los gritos de los heridos y los atrapados por el fuego de la ciudad –Menciono la chica entre lágrimas –No podíamos hacer nada…

-Ahora hasta Rojo se sentía incómodo de seguir la conversación. Pero debía de terminar la última pregunta para ver si tenían algo que lo ayudara. Se quedó callado por un momento mientras esperaba que la chica se calmara un poco

-…Para terminar. ¿Notaron algo raro antes de que Rayquaza llegara a la playa?

-El hombre en ese momento reacciona a la pregunta. Al parecer había recordado algo

-Sí. Antes de que Rayquaza llegara vimos algo que había salido del mar cerca de la playa, no pudimos ver bien que era, pero cuando se acercó Rayquaza este se fue rápidamente del lugar hacia la ciudad

-No lo quería decir, ni mostrar. Pero la verdad es que ahora Rojo se encontraba aliviado porque finalmente había conseguido una pista extra la cual ahora podía seguir. Así que antes de irse se acercó nuevamente a ambos viajeros

-No se preocupen. Encontrare la causa de todo esto y pondremos fin a toda esta locura –Termino de decir el chico para luego comenzar a caminar hacia la salida de la ciudad nuevamente

-Pero repentinamente se ve detenido por un pokemon que pasa a su lado a una gran velocidad, de hecho pasa a su lado usando Velocidad Extrema. El golpe de viento lo obliga a detenerse y cubrir su rostro debido al polvo alzado. Al mirar nuevamente nota que lo que había pasado a su lado era un Arcanine y se había detenido frente a él, pero no estaba solo. Un hombre trajeado baja de su lomo y se coloca frente al propio Rojo

-Oh… Así que tú eres Rojo, un gran placer conocerte en persona –Menciono el hombre

-Definitivamente era un personaje que Rojo no esperaba encontrarse. Un hombre bien trajeado, alto, cabello corto y rubio, montado en un Arcanine. Si, definitivamente algo que no esperaba

-Soy Robert. Y me dijeron que tienes una información que me podría interesar –Comento con un tono sarcástico
  #6  
16/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Bueeno no hay mucho que resaltar aqui pues fue un capitulo corto comparado con los anteriores, me encanto la pelea de Lance y Lorelei jajaja y la vieja Agatha casi me los imagino como en un capitulo de Friends, XD, y lo de Robert vs Rojo me dejo intrigado... una pelea de Arcanine y Charizard <3 vale que lo de la pareja estaba solamente para que Rojo supiera lo de Deoxys (o no?) asi que me pasa desapersibida esa parte pero lo demas aunque poco muy bueno sigue asi
  #7  
16/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Edito para avisar que esta es la primera parte. Se me olvido ponerlo xD

Capitulo 3: Esperanza - Parte 1

-Se encontraba el atardecer dominando en Pueblo Primavera. El excéntrico personaje que había aparecido frente al propio Rojo mostraba un aura misteriosa. Repentinamente el ambiente alrededor de ambos se había tornado algo más lúgubre y frio, definitivamente este hombre no traería nada bueno

-De la nada aparece un nuevo pokemon que pasa por lado del propio Rojo flotando como si de un fantasma se tratara. Aunque casi era, en realidad se trataba de una Froslass, la provocadora de este ambiente frio que se estaba formando a su alrededor. Una vez esta se pone a su lado saca un pokeball para guardar a su Arcanine

-Me supongo que este ambiente frio no te molestara. Es que me quería sentir a gusto en este lugar mientras conversamos –Menciono el hombre –Aunque luego de tu entrenamiento en el Monte Plateado la verdad no creo que esto sea problema para ti

-Rojo no decía nada. Ni siquiera miraba al propio hombre de frente, ocultando su propio rostro con su gorro. Los locales también sentían que lo que se avecinaba no era nada bueno, por lo que se alejaron de la propia zona alrededor, incluido los viajeros que tampoco estaban muy lejos. Al parecer aquel hombre buscaba la información que Rojo había encontrado de los viajeros, pero no sabía exactamente quienes eran, y el chico tampoco tenía pensarlo decirle

-Aquí no tendrás nada. ¿Quién eres? –Pregunta Rojo

-Como ya le dije. Me llamo Robert –Pausa un momento mostrando una
sonrisa con aires de superioridad –Creo que con eso tienes suficiente –Termino de hablar junto con un chasquido de sus dedos

-E inmediatamente Froslass usa nieve polvo. Extendiendo ambas manos frente a ella, una esfera helada se crea y comienzan a salir una gran cantidad de esquirlas de hielo en dirección a Rojo. Pero este responde rápidamente primero saltando a su derecha a gran velocidad para esquivar el ataque que impacta y congela el suelo que toca

-¡Charizard usa lanzallamas! –Grito Rojo mientras lanzaba una pokeball al aire

-E inmediatamente aparece Charizard exhalando una gran llamarada en dirección a Froslass y Robert desde el aire

-¡Pantalla Luz! –Exclama el bien formado

-Froslass rápidamente se coloca frente a Robert y forma la pantalla que divide el lanzallamas, pasando este por ambos lados de Robert e impactando detrás de él

-¿Pantalla luz? –Pensó en desconcierto al ver la técnica psíquica de Froslass

-Digamos que entrene bien a mi Froslass para estos momentos –Menciono Robert

-Al ser Froslass un pokemon tipo Hielo-Fantasma era muy raro que utilizara una técnica psíquica como medio defensivo. Era claro que este hombre no era de subestimar y lo demostraban sus pokemons. Otro chasquido del rubio provoca otro ataque rápido de su compañera. Nuevamente extiende ambos brazos frente a ella y comienza a crear una esfera oscura, una bola sombra, que rápidamente la dirige contra el propio Charizard que se encontraba en el aire y rápidamente se mueve para esquivar la bola sombra dirigida hacia él

-¡Granizo!

-Una gran nube se comienza a formar sobre ellos a una gran velocidad, el cual rápidamente comienza a granizar sobre su propio terreno. Un gran brillo comienza a destacar del propio cuerpo de la pokemon de hielo, mostrando que era la causante del cambio ambiental que se estaba produciendo. Por lo que Charizard se ve obligado a bajar por el propio
granizo, así que comienza a bajar a altura de suelo

-Bola Sombra… -Susurra el hombre

-Carga otra bola sombra la cual lanza rápidamente a la trayectoria de Charizard, la cual lo impacta directamente y provoca que este caiga de forma incontrolable, impactando fuerte contra el suelo frente a Rojo. Pero sorprendentemente este no mostraba ninguna emoción ante la caída de su pokemón

-Me suponía que tú te preocupabas por tus compañeros. La verdad es que me decepcionas un poco Rojo –El tono sarcástico del hombre la verdad es que era muy notorio

-No te preocupes por eso Robert. Yo confió en ellos lo suficiente como para saber cuándo pueden seguir adelante… -Dijo en respuesta el Castaño

-En ese momento Charizard se levanta nuevamente algo herido. Pero luego de un minuto logra colocarse nuevamente firme ante Froslass

-Pero también sé cuándo hay que alejarse y dejarlos actuar por si solo…

-Los ojos de Charizard repentinamente comienzan a enrojecerse y un gran rugido por parte del dragón provoca un gran estruendo por toda la zona de batalla

-Espero que conozcas la habilidad “Mar de llamas” –Informa el chico

-En ese momento Robert cambia completamente su actitud a una más seria. Era claro que sabía que lo que venía ahora sería demasiado problemático. Así que decide retirarse un poco más de la acción y dejar que Froslass actué

-¡Anillo ígneo! –Grita Rojo

-Antes de que Froslass pudiera hacer algo más. Grandes pilares de fuego la comienzan a rodear a la pokemon de hielo, los cuales se ven potenciados por el Mar de llamas y comienzan a producir un gran daño en la propia Froslass sin posibilidad de escapar. Tal era el poder del ataque que los pilares llegaban al mismo tamaño que los arboles cercanos, se notaba fuerza desbordada del pokemon de fuego. Ahora Robert no podía hacer nada, estaba vencido, no se había imaginado el desborde de poder que tenía Rojo en sus manos. El suelo se encontraba en un punto donde se comenzaba a resquebrajar alrededor de la pokemon de hielo debido a la gran magnitud del ataque. Y los grandes rugidos del propio Charizard demostraban que que no pararía. Por lo que solo Froslass podía seguir recibiendo el ataque sin posibilidad de defenderse

-Suficiente por hoy –Susurro el campeón

-En ese momento saca su pokeball y regresa a Charizard. Froslass cae inmediatamente inconsciente contra el suelo, y rápidamente Robert también la regresa a su pokeball

-Era claro que la actitud del Rubio había cambiado. Ahora sabía que no se podía arriesgar con otro pokemon si Rojo contenía a otro pokemon con esa misma magnitud de poder. No era idiota y sabía cuándo parar, ese era el momento

-¿De dónde sacaste ese poder? –Preguntó el rubio

-Todo es cuestión de conocer bien a tus pokemons –Responde el chico

-En ese momento el hombre no dice nada más y simplemente muestra nuevamente aquella sonrisa. Para luego irse caminando y desaparecer entre los arboles del bosque. Mientras que el chico nuevamente mira la pokeball de su Charizard para luego liberar un suspiro de alivio, no por la victoria, por detener a Charizard

-Luego de la larga batalla. El chico ahora toma camino nuevamente a la Meseta tomando el camino por la ruta, esperando que alguien le diera un aventón en el camino

-Ciudad Olivo…

-Señora hemos llegado –Menciono el peli verde

-Finalmente. Si tardáramos más, probablemente podría ocurrir otra catástrofe –Menciono la chica

-Ambos llegaron de un barco dirigido de otra región. Al escuchar la noticia del ataque de Rayquaza, el chico contacto con su actual compañera. También tenían algo que aportar al problema de Rayquaza

-Sabe que pienso yo sobre mis amigos. No dejare que Rayquaza sea lastimado –Recalco el chico

-Por eso es que estoy aquí contigo –Agrego la chica

-El chico tenía un atuendo rutinario y nada a destacar más que su gorra. Pero la chica por otro lado venia vestida en kimono y llevaba consigo lo que parecía ser una esfera de vidrio de un color purpura sujetado con ambas manos

Última edición por Solk; 17/09/2016 a las 05:45
  #8  
19/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea
Algo corto pero son dos partes XD

Capitulo 3: Esperanza - Parte 2

-Los dos nuevos individuos estaban caminando entre las calles de la ciudad portuaria. Ellos habían llegado con un objetivo, pero no habían planeado nada sobre qué hacer una vez llegar, un pequeño detalle que se le había pasado desde un comienzo. Por lo que simplemente se dignaron a caminar por la ciudad esperando encontrar algún indicio que los pudiera guiar al punto final directamente, a Rayquaza

-Por lo menos creía que tenías una idea de donde podría estar Rayquaza –Refunfuño la chica

-Él se encuentra en constante movimiento. Sería imposible predecir donde podría estar –Aclaro su acompañante –Pero no te preocupes, se dónde puedo encontrar algo de información sobre su paradero

-En ese momento siguen su caminata por las concurridas calles, dirigiéndose directamente a su salida

-En la Meseta Añil…

-Rojo finalmente había llegado a la sede del Alto Mando. Luego de un largo viaje por tierra, había tardado el aproximado de dos días para llegar. Pero totalmente maltrecho y completamente sucio finalmente se encuentra en su entrada, el cual se encontraba totalmente solitario, aunque era normal en estos días. Desde el ataque, la falta de una medalla ha vuelto problemática la situación para todos los entrenadores, por lo que el alto mando incluido en el consejo de elección, también tenía un tiempo límite para proponer u opinar sobre la situación de un nuevo líder de gimnasio. Pero mientras tanto prácticamente las cuadras territoriales del Alto Mando han quedado solitarias debido a ese paro, a excepción de alguno que otro que tenía ya la medalla desde hace mucho tiempo atrás

-Mientras que Rojo entra. Los demás son informados de su llega, por lo que no tardan en encontrarse con él dentro de las propias instalaciones

-¿Qué sucedió chico? –Pregunta Agatha

-Tenemos un problema –Advirtió el chico en un cansado tono debido a su larga caminata

-Pero decide informarle todo lo sucedido a los demás antes de descansar

-¿Y está bien Charizard? –Pregunto Lorelei

-Si está bien, lo guarde antes de que se me saliera de las manos. Y no te preocupes también estoy bien –Respondió Rojo

-¿Quién pudo haber sido? –Se preguntaba el pelirrojo

-A mí solo se me ocurre una opción. Organización Orquídea –Opino el fornido

-Pero… porque querrían hacer un ataque así de sorpresa, simplemente no tiene sentido –Agrego Lance

-Muestra que están desesperados. No tienen ninguna información –Opino la anciana

-Pero se lo querían sacar a la fuerza. No nos quedaremos de brazos cruzados –Reclamo Lorelei

-¡No! –Exclamo el campeón –Ustedes se deben mantener a raya. Como el alto mando no pueden precipitarse –Pausa por un momento –Yo por lo menos tengo más libertad. Además ahora me quiero concentrar en el caso de Rayquaza. Si solucionamos eso, también resolvemos el problema de la organización

-Rojo tiene razón en lo que dijo. Debemos ser pacientes en toda esta situación –Dijo Agatha –Has madurado mucho chico. Más que Lance y Lorelei

-¡Oye! –Exclamaron

-Estoy de acuerdo. Pero si hacen otro movimiento así, no nos quedaremos quietos –Declaro Bruno

-En Ciudad Trigal…

-¡Idiota! –Grito Lucas –Atacaste al propio Rojo sin permiso

-Quería probarlo. Además, sabes que necesitamos también su información –Comento Robert

-Sí, pero hacerlo de esa manera es demasiado estúpida –Trata de calmarse un poco –Si el alto mando actúa contra nosotros por esto, prácticamente estamos perdidos

-Pero… -Interrumpe Robert –No creo que ellos necesiten interrumpir. El poder de sus pokemons… No son normales

-Ese el campeón de la liga. ¿Qué puedes esperar? –Menciona con un tono sarcástico –Lo mejor es que sigamos ahora sus pasos. Puede que consigamos acercarnos a Rayquaza gracias a ellos

-Pero otro acto de Rayquaza se mostraría de nuevo. Un acto que ahora presenciarían todos

-Rayquaza nuevamente se detiene luego de sus errados movimientos por diferentes zonas de la propia región. La furia de su mirada se concentra en un solo punto de su campo visual. De la silueta flotante frente a él que al parecer ya estaba cansada de correr por todos lados siendo perseguido por
Rayquaza. El ser de colores rojizos y azulados cambia a su forma original toda su apariencia. El propio Rayquaza lleno de cólera evoca uno de sus mayores rugidos. Todas las personas cercanas salen del lugar lo más rápido posible. Pero el extraño ser no escapa, todo su cuerpo comienza a temblar, y en un tono lleno de sufrimiento y rabia también evoca un grito de declaración contra Rayquaza. Ahora no quería salir corriendo, ahora quería su respuesta

-Como era de esperar, la televisora más cercana llega rápidamente para captar ese eterno momento desde su helicóptero. Estaba claro que todas las personas que presenciaban ese momento, sin saberlo estaban admirando un momento que nunca olvidarían. Un ser que se declara rival de Rayquaza comparando su propia rabia con la suya

-Pero estacionado en un pequeño local cualquiera de la región de Johto. Un chico comienza a derramar lágrimas al ver tan impactante escena

-¿Oye que te sucede? –Le pregunta la chica a su lado

-El dolor de ese ser. Es demasiado grande –Respondió el chico

-Coloca su diestra en el centro de su pecho y apretuja su camisa blanca

-Esa es la razón por la que vinimos aquí. Para darles esperanza a ellos, a los pokemons –Declaro N

-Debo admitir que tenías razón –Confeso la chica luego de un suspiro –No puedo permitir que le suceda algo a Rayquaza tampoco

-No le pasara nada. Eso te lo aseguro

-Luego de eso ambos salen juntos del local para seguir nuevamente su camino hacia Ciudad Trigal



Gracias: DeadApolo y Toni I
  #9  
22/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea

Capitulo 4: Realidad

-En la Meseta Añil. El Alto Mando estaba discutiendo diferentes temas junto al campeón. Tanto lo que habían hablado en la llegada de Rojo, junto a otros temas. Pero se ven interrumpidos con la entrada a la sala de reunión por uno de los encargados en las instalaciones

-Señores. Tienen que ver esto –Menciono el hombre

-En ese momento el hombre no tarda en encender el televisor puesto en la sala de reunión. Mostrando que el canal sintonizado en vivo al mismo Rayquaza frente a otro ser. Estos se encontraban firmes y al parecer ninguno tenía intención de echarse para atrás, al parecer una batalla de avecinaba

-¿Ese es Deoxys? –Pregunta sorprendido Rojo al ver la pantalla

-Es imposible. Se suponía que Deoxys se había ido de aquí –Comento Agatha

-¿Acaso el segundo Deoxys también está aquí de nuevo? –Pregunto
preocupada Lorelei

-No lo sé. Pero está claro que esta solo contra Rayquaza –Aclaro Bruno

-Rojo se levanta al ver la escena por el televisor. No entendía la situación de la que hablaban los demás. Al parecer hablaban de una situación anterior a su llegada, ya que él no tenía recuerdo de Deoxys desde su llegada. Pero si había escuchado que hacia un tiempo, aquel pokemon alienígena había entrado a la tierra. Aunque no sabía la razón por la que había entrado, sabía que Rayquaza había bajado y expulsado del planeta sin provocar algún daño material. Pero más de eso, la verdad es que no sabía, por lo que su participación en la discusión era casi nula

-Nosotros regresamos a su igual, no entiendo porque está aquí -Susurraba Lance

-Lance estuvo participante en el equipo que había descubierto el “corazón” del segundo Deoxys. Los que se encargaron de investigar que era, y su procedencia. Al final el primer Deoxys se había aparecido ante ellos para buscar el corazón de su compañero. Pero antes de atacarlos, el segundo se había aparecido ante ellos con una milagrosa regeneración el cual provoco que el primer Deoxys se calamara e impidiera el ataque contra los personajes presentes, entre ellos, el propio Lance. Luego de su reunión, ambos salieron de ahí y escaparon del propio Rayquaza que los estaba cazando

-Ahora parecía que la historia se estaba repitiendo frente a sus ojos. Pero ahora no podían hacer nada. Estaban demasiado lejos y el solo mirar, aunque les molestara, era lo único que podían hacer

-Todavía estaban uno frente a otro, parecía que estuvieran esperando el movimiento del otro. La propia fuerza policial ya había llegado para despejar los alrededores, y solo los helicópteros de los noticiarios eran los que se mantenían a raya pero sin perder ninguna toma

-Cuando de repente, tomando la iniciativa. El propio Deoxys comienza la carga del psicorrayo entre sus extremidades, y con gran fuerza esta es dirigida al propio Rayquaza. Pero este responde rápidamente, sus ojos comienzan a brillar y usando el poder oculto toma grandes rocas de la propia tierra debajo de él, y colocándolas frente a él para bloquear el ataque inicial de Deoxys chocando contra ellas. Mas Rayquaza no perdió el tiempo, rápidamente respondió cargando desde sus fauces, un gran hyperrayo que dirige directamente contra el propio Deoxys. Pero este bloquea su ataque de forma impresionante, dividiendo el propio hyperrayo a diferentes direcciones, cayendo estos por las tierras alrededor de la zona de batalla. Deoxys cambio su forma, su silueta hasta tomado una forma más rígida, como si de una armadura se tratara. La defensa férrea del pokemon fue suficiente para dividir el propio ataque del pokemon legendario, aunque provoco que retrocediera. Pero antes de la siguiente respuesta del pokemon dragón. Deoxys utilizando el teletransporte aparece detrás de él. Cambiando rápidamente nuevamente a otra forma, una silueta más agresiva. Y cargando un hyperrayo entre sus extremidades y como si se tratara de una mofa al propio Rayquaza, utilizando su propio ataque desde su espalda, produjo un impacto directo debido a su corta distancia. La gran fuerza del ataque provoca que Rayquaza caiga de golpe contra el suelo. El choque provoco también un gran estruendo por toda el área, incluso los propios helicópteros habían sido afectados, provocando que casi cayeran debido a la onda expansiva del choque. El lugar se estaba poniendo peligroso, pero aún se mantenían cerca para no perder el enfrentamiento

-Pero Deoxys no había acabado, quería quitarse de encima a Rayquaza, y si de matarlo era la solución no dudaría en hacerlo. Nuevamente carga otra esfera de energía, esta era amarilla y lo tenía apuntado directamente en el Rayquaza caído. Al tenerlo cargado, era clara la esfera de rayos, era un electrocañon. El cual directamente dirigió a la posición de Rayquaza, impactándolo directamente. El poder fue tal, que la propia tierra se estaba resquebrajado, el bosque alrededor estaba sucumbiendo ante el choque. Y el ataque no se detenía, Deoxys mantenía el ectrocañon activo contra Rayquaza, hasta que por voluntad propia decidió detenerse. El poder que contenía dentro aquel pokemon era claramente extraordinario, y ahora se lo
había demostrado al mundo

-En ciudad trigal todo el mundo estaba viendo el combate. La organización orquídea no era la excepción. Los cabezas de la organización estaban admirando el enfrentamiento, pero ahora que Deoxys había conseguido la ventaja, parecía una masacre. El ataque seguido del propio pokemon había dejado perplejo a los presentes, ninguno se creía lo que estaba frente a ellos. A pesar de que su fin era detener al propio Rayquaza debido al ataque, estaba claro que eso era demasiado, ya que incluso ellos eran conscientes de que era uno de los guardianes del planeta. Ahora no sabían qué posición tomar al ver aquellas escenas

-Rayos… Estos es demasiado –Susurro Lucas

-Los demás no dijeron nada. Era claro que también estaban incomodos ante la situación

-Pero el propio poblado estaba indeciso. Algunos estaban celebrando el ataque contra Rayquaza, su resentimiento era tal que estaban cegados por ella, y algunos de la propia organización no eran la excepción. Otros por otra parte tenían en mente las repercusiones de este acto, y lo que podría suceder si termina mal. Lo único que estaba claro era que el tema de la tragedia se había hecho demasiado grande, y tal vez la propia organización tenía la culpa de ello

-¿Qué quieres hacer ahora Lucas? –Pregunto algo confundido el peliazul presente en la sala

-Díganme una cosa. ¿Esto era lo que queríamos hacer? –Pregunto Lucas a sus cercanos

-Tampoco quería llegar a este extremo. Solo quería que él regresara a su lugar –Respondió Robert

-Si el cae. Seguramente tanto Kyogre como Groudon despertaran –Respondió el peliverde presente

-Seguramente no todos en la organización. Pero tal vez tenían esta visión –
Agrego Lucas

-¿Qué quieres hacer? –Pregunto nuevamente el peliazul

-No lo sé… -Respondió Lucas

-Luego de eso todos nuevamente se quedaron mirando la pantalla presenciando la batalla. Pero con una mente diferente, confundida

-Mientras que Deoxys, estaba presente mirando al Rayquaza caído y herido. Un gran cráter se había formado en la ya destruida tierra de batalla, y en el centro de él se encontraba el malogrado Rayquaza. Y nadie podía hacer nada
Gracias: DeadApolo y Zenonbob

Última edición por Solk; 22/09/2016 a las 23:39
  #10  
23/09/2016
Predeterminado Respuesta: [FanFic] Pokemon: La Tragedia Orquidea

Capitulo 5: Corazón

-La situación se tornó en un quebranto parar todos. Simplemente todos habían mostrado sus verdaderas intenciones en respuesta al acontecimiento de Rayquaza. Algunos celebraron del ataque de Deoxys, otros simplemente se quedaron callados. El caso de la organización no era diferente. Algunos integrantes estaban felices, era comprensible, muchos vivieron aquella tragedia y no era inesperada su forma de reaccionar, prácticamente su sueño se estaba cumpliendo. Pero los cabecillas, estaban en aquella encrucijada ¿debían cumplir el objetivo correcto, o el objetivo de la organización? Aquella pregunta se asomaba mientras veían por televisión aquella confrontación

-Mientras que la pelea decantaba a Deoxys, cuando este estaba totalmente todas a favor para terminar con el propio Rayquaza, el legendario protector y juez de la tierra. Simplemente detiene su ataque, ahora simplemente veía al caído pokemon desde las alturas, demostrando su superioridad en poder. Aunque la lógica estaba siendo completamente rivalizada, aquel legendario pokemon que contaba con aquel inmenso poder, ahora se encontraba caído a pies de un pokemon alienígena

-Pero simplemente se detuvo, al parecer mostraba compasión, mostraba piedad al indómito dragón de los cielos. Simplemente se alejó volando de aquel lugar a una dirección desconocida dejándolo a su propia voluntad, simplemente derrotado. Todos simplemente quedaron impactados al acto del desconocido pokemon. En ese momento nadie sabía cómo reaccionar, por lo que simplemente el silencio era el único pertinente

-Pero habían unos que ahora debían hablar, aunque no sabían cómo actuar. Tanto Lucas como sus cercanos tenían que tomar acciones ahora, la oportunidad era demasiado buena, y tal vez sea el único momento donde se podrán acercar al propio Rayquaza totalmente debilitado. Todos los integrantes solo querían escuchar la orden, no, un gran alud de gente esperaba aquellas palabras. Pero simplemente no se mostraban, ellos seguían dentro de aquella sala oscura aun en silencio, ni siquiera ellos sabían que hacer, pero permanecía la pregunta: ¿debían cumplir el objetivo correcto, o el objetivo de la organización?

-Creo que es hora de hablar –Comento Lucas a sus allegados

-En ese momento los cuatros se levantan para salir de la propia sala

-Mientras tanto en la sede del Alto Mando todo el grupo se encontraba preparado para salir a la zona de batalla donde aún se encontraba Rayquaza recuperándose del ataque. Todos ellos también habían quedado sin palabras ante la situación que se había desarrollado entre ambos pokemons. Lo único que sabían era que ahora debían actuar, debía acudir lo más pronto posible e impedir cualquier locura

-Parece que al fin tomamos un lado –Comento Lorelei

-No tomamos un lado. Actuamos con lógica –Agrego Agatha –Simplemente no podemos dejar que Rayquaza caiga en manos de otros, sería demasiado problemático para todos si pasa eso

-Pero debemos movernos rápido. No sabemos qué harán los de la dichosa organización, seguramente también estaban atentos a la batalla –Recalco Bruno
-Todos se encontraban en conversación mientras se preparaban tanto ellos, como sus propios pokemons. Pero todo se ve interrumpido ante unas presencias que se habían aparecido frente al a entrada de las propias instalaciones. Aunque la propia seguridad no permitía su paso ya que obviamente todo se encontraba cerrado debido a la salida

-Créame, será mejor que ellos nos atiendan ahora, es demasiado importante –Comentaba el peliverde

-Lo siento, pero no podemos aceptar a nadie en este momento –Informaba el guardia de la entrada

-En ese momento los cinco integrantes salen de la instalación por la misma puerta. Se encontraron frente a frente con aquella extraña pareja. Pero ignorándolos completamente pasaron por su lado, aunque el propio peliverde se había puesto frente a ellos

-Necesito hablar con ustedes –Dijo algo preocupado chico

-Chico horita no tenemos tiempo, tenemos asuntos importantes –Respondió Lance

-Sé que irán por Rayquaza. Por eso estoy aquí –Agrego

-Antes de seguir adelante, al propio Rojo le había entrado algo de curiosidad la actitud tan terca del chico frente a ellos, por lo que decidió escucharlo

-Está bien. ¿Qué quieres decirnos? –Preguntó

-Vinimos por esto –Respondió la chica mientras se acercaba a ellos

-Se colocó a un lado de N y les mostro la esfera que tenía en sus manos. La esfera violeta el cual se encontraba opacado

-¿Qué es eso? –Pregunto un tanto curioso el campeón

-Probablemente la respuesta de Deoxys –Respondió la chica de kimono

-¿Qué quieres decir? –Pregunto nuevamente totalmente confundido

-Todo esto sucedió por la primera investigación del segundo Deoxys de hace un tiempo. Es cierto que los científicos entregaron su corazón al primero cuando apareció. Pero no quedaron con las manos vacías, tomaron un poco de ese corazón antes de su llegada –Conto N en su interrupción

-Eso es imposible. Yo mismo me encargue de que nada se saliera de las manos en el laboratorio donde se había hecho la investigación –Dijo Lance al escuchar la historia de N

-Pues parece que al final si se le coló alguno Lance. Porque luego de que todos se separaron unos pocos siguieron la investigación de manera secreta. Pero no tardaron mucho en ser descubiertos y atrapados por trabajos de alto peligro de manera ilegal –Siguió contando –Luego de resolver la situación de los científicos. No sabían qué hacer con el trozo de corazón del pokemon. Por lo que decidieron entregarlo al templo de Rayquaza en Hoenn para protegerlo de la mirada de Rayquaza y su furia

-Pero el primer Deoxys hecho a perder el plan…

-Efectivamente Rojo. Ahora debemos hacer algo, antes de que suceda otra tragedia –Agrego la chica

-Debemos evitar de que el asunto entre ambos empeore. Supongo que ya estarán conscientes si Deoxys toma nuevamente represalias contra Rayquaza y termina matándolo –Dijo N

-Por eso nos estamos moviendo –Respondió Bruno –Pero ¿porque aparece justo ahora Deoxys?

-En ese momento ambos se quedan callados, pensativos, pero aun sin respuesta lógica

-La verdad es que nosotros aun no lo sabemos. Puede que tenga que ver con algo del segundo Deoxys y por eso este actuando de forma agresiva y apurada ahora –Respondió N

-¿Entonces iremos con ustedes? –Pregunto la chica

-Por cierto. ¿Ustedes quiénes son? –Pregunto Lorelei

-Ah cierto, no me he presentado. Soy Kuri, la guardiana del corazón de Deoxys –Se presentó –Y como pueden ver, este es el corazón de Deoxys, prácticamente un tercer corazón, este se regenero por si solo y tomo la forma del corazón completo

-Yo soy N. Un simple amigo de los pokemons –Dijo N

-Creo que no tenemos opción en este caso. Tienen que venir con nosotros si queremos detener también a Deoxys –Medito Agatha

-En ese momento las seis personas presentes tomaron un camino igual para poder detener a Deoxys. Pero un seguía esa pregunta “¿Por qué?”
Tema cerrado

Herramientas
Desplegado

Permisos para publicar mensajes
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los BB code están Activado
Los Emoticones están Activado
El código [IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado
Trackbacks are Activado
Pingbacks are Activado
Refbacks are Desactivado



Extra
Estilo clásico
La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 20:46.